Miércoles, septiembre 15th, 2010 | Author:

Después de haber aserrado y moldurado la madera con las herramientas adecuadas para cortar y fresar, es necesario lijar y acabar la superficie de la madera preparándola para ulteriores tratamientos superficiales. Un objeto de madera construido por uno mismo, ya sea antes de proceder a su ensamblado o bien después, requiere normalmente un acabado superficial que elimine cualquier irregularidad a la vez que se prepara para un tratamiento superficial posterior de barnizado o pintado. El grado de acabado de un objeto puede ser muy diverso en función de la clase de madera empleada y de la técnica de pulido que se utilice.

En general puede valer la regla según la cual el acabado resultará tanto más fino cuanto más delicada sea la acción del abrasivo utilizado. Pero no se puede obtener una superficie lisa y agradable al tacto trabajándola sólo con un abrasivo fino a partir de la madera en bruto. Para lograrlo hay que proceder de manera progresiva con intervenciones diferenciadas.

You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.

One Response

  1. 1
    Carpintero 

    Para un carpintero manitas, esta es el paso dondemás agradable donde se imprime un toque personal, limando asperezas parece que lo hicieras siempre en la vida.

Deja un comentario » Log in