Martes, octubre 26th, 2010 | Author:

Una vez que hayamos cortado los cuatro componentes del marco, estaremos listos para ensamblar el conjunto. Extienda un poco de pegamento de secado rápido, en cada esquina, limpiando el sobrante que haya quedado. Las técnicas empleadas para el ensamblaje de los largueros, que conforman el marco, son muy variadas: desde el empleo de clavos sin cabeza, pasando por grapas, espigas de madera, incluso escuadras metálicas. Si una vez que hemos cortado a inglete, el corte no fuera todo lo perfecto que nosotros pretendíamos; una vez pegado, se puede reparar los pequeños agujeros y grietas con pasta de madera, coloreando además con la pintura adecuada.

Vamos a referirnos ahora a una herramienta que no debe faltar en nuestro equipamiento. Se trata de la mordaza. El desembolso inicial que vamos a realizar con la compra de este utensilio, lo vamos a ver amortizado con creces, cuando realicemos los primeros trabajos. Está compuesto por unas piezas de plástico de un ángulo de 90o-, unidas entre sí por una cinta que puede ser del largo que necesitamos, y que al tensarlo hace que el cuadro tome la fuerza que corresponde. También nos ayudará la mordaza en el caso de que alguno de los largueros esté un poco torcido, llevándolo a su lugar cuando apretemos ésta.

You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.
Deja un comentario » Log in