Sábado, octubre 23rd, 2010 | Author:

Todo el mundo tiene algo apartado en un cajón, que debería estar enmarcado. Así porque no ponernos en marcha y enmarcar cuadros nosotros mismos. Una encantadora fotografía de sepia, del álbum familiar: una pintura escogida en una exposición de una galería de arte, o simplemente algo que nuestro ojo capta en una tienda. Reuniremos todos y cada uno de ellos, y quedarán olvidados en un rincón, es hora de ponernos a enmarcarlos. Una vez redescubiertos nuestros tesoros olvidados, necesitamos transformarlos conforme a nuestros gustos, para adornar esa pared desnuda. Serán suficientes unas herramientas básicas, un poco de gusto para elegir el color y una pizca de paciencia.

En principio baste decir, que una obra mal enmarcada se desmerece, bien porque la elección del marco no se adapta a la montura de alrededor, o simplemente, la manera de encajar ambas. Por lo tanto, gastaremos un poco de nuestro tiempo, en pensar tranquilamente, antes de ensamblar todos los componentes. El primer paso será elegir la moldura apropiada ,decir si el marco será de madera o bien metálico .Hoy en día tenemos en el mercado diferentes diseños de madera en varios colores, acabados, anchuras y formas.

You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.
Deja un comentario » Log in