Miércoles, enero 19th, 2011 | Author:

En la medida en que se fueron reduciendo los ambientes, las aberturas, también tuvieron que adecuarse a las nuevas dimensiones. Sería imposible poner en un departamento de los actuales una puerta con banderola de 2.80 m ya que el cielorraso andará rozando esa altura. En cuanto al ancho de una puerta cuando supera los 80 cm ya empieza a dar problemas por el radio de giro. Ese espacio estará destinado a que la puerta se abra cómodamente y no puede ser ocupado por muebles ni objetos que interumpan su desplazamiento.

Arquitectos y constructores saben bien de las dificultades que pueden surgir en este sentido. Una forma de ganar espacio, sobre todo en las contrucciones económicas, reducidas, es emplear puertas corredizas. Si bien este no es el motivo del presente artículo, hay que decir que la colocación de puertas corredizas en una construcción nueva no ofrece dificultad más allá de buena nivelación y aplomado del marco. Hay que ser cuidadoso al amurarlo no escatimándole cemento igual que al revocar el cajón de desplazamiento. La mezcla que caiga en el interior debe ser quitada inmediatamente porque puede producir atascamiento de la puerta.

You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.
Deja un comentario » Log in