Miércoles, marzo 02nd, 2011 | Author:

Las luces son un elemento fundamental cuando conducimos. Sin ellas no podríamos ver cuando llega la noche y los demás tampoco podrían vernos ni saber nuestras intenciones. Siendo tan fácil cambiar las lámparas quemadas, y tan grande el beneficio que se logra, no hay motivos para no tomarse unos minutos y ponerlas en condiciones. Todas las luces, como la radio, las bocinas, etc. toman la corriente de la batería, por lo que hay que procurar no abusar de ellas cuando no funciona el motor para evitar que la batería se descargue. Si una lámpara no funciona puede deberse a dos cosas: a que la lámpara esté quemada o al interruptor defectuoso.

Si el problema es la lámpara debemos cambiarla lo más pronto posible. Además, es obligatorio llevar un juego de lámparas en buen estado y las herramientas necesarias para sustituirlas. Cambiar la lampara de faro es muy sencillo. Lo primero que tenemos que hacer es retirar la conexión del portalámpara del faro que sale a presión. Luego quitaremos el protector de goma, que también sale a presión y por último sacaremos el anillo acerado. Sacamos la lámpara y la sustituimos. Después procederemos a montarla en sentido inverso. Se comprueba que funciona adecuadamente y ya está listo.

You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.
Deja un comentario » Log in