Miércoles, junio 08th, 2011 | Author:

Antes de que existieran las lijadoras, los discos de lija para taladro hacían su función. El problema era que estropeaban la veta de la madera. Pero aún son válidos para desbastar superfícies o tratar otros materiales. Las lijadoras orbitales están disponibles en muchos tamaños. La mayoría lleva una bolsa para recoger el polvo, que se aspira a través de los agujeros de la base. Lijan con un movimiento de vibración a favor de la veta. Un modelo similar, de tamafío más grande. El sistema de absorción de polvo puede acoplarse también a una aspiradora mediante un accesorio adaptador. En este caso se está lijando un techo de yeso laminado. Las lijadoras de banda son muy prácticas.

Utilizan bandas de lija con base de tela, que duran mucho más y lijan a fondo. No rayan la veta, aunque pueden ahuecar las superfícies debido a su potencia. Las bandas de lija son muy fáciles de cambiar: hay que aflojar una palanca, sacar la banda y colocar la nueva. Presta atención a las flechas impresas en la máquina y el reverso de la banda: deben ir en la misma dirección. Las lijadoras delta son el último lanzamiento, aunque ya llevan unos años en el mercado. Su extremo puntiagudo alcanza a todos aquellos rincones que normalmente son inaccesibles para las otras máquinas.

You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.
Deja un comentario » Log in