Martes, octubre 11th, 2011 | Author:

Energia electrica: es limpia y segura, fácil de utilizar y controlar y está disponible en todas las viviendas. Para calefacción puede usarse de forma individual, en una instalación centralizada,  o como complemento de otros sistemas. La  producción de calor se puede realizar de modo independiente en cada radiador para adaptarlo a las necesidades de cada habitación, aumentando el rendimiento y reduciendo los costes. Los aparatos pueden programarse y automatizarse.

Es continuo e instantáneo y no precisa de una segunda instalación para el aporte energético. Basta con enchufar el aparato. El combustible no necesita calderas que lo transformen, ni depósitos, ni redes de tuberías, siendo un ahorro. Los radiadores se instalan enchufándolos a la red eléctrica. Una limpieza ocasional de las superficies de los aparatos es suficiente. No hay que purgar ni hacer revisiones.

You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.
Deja un comentario » Log in