Lunes, febrero 13th, 2012 | Author:

Una vez construido el armazón, ya puedes forrar con tela los laterales y tapa superior. Para el revestimiento de nuestro zapatero, hemos elegido una tela de diseño clásico que recuerda a las que se utilizaban para forrar maletas y baúles de viaje. Su estilo intemporal y muy elegante encajará en cualquier decoración. Las telas más adecuadas son las de textura compacta y peso medio, como los algodones o linos. Antes de empezar, haz una prueba para saber cómo reacciona la tela al pegamento. Para este proceso sólo necesitarás, además de la tela, unas buenas tijeras, Alkil y una brocha plana. Corla la tela a la medida del mueble. Descuenta medio centímetro por cada lado del tejido para no llegar hasta los bordes de la estructura.

Con la brocha plana aplica una fina capa de Asobre la madera. Trabaja por pequeñas zonas para evitar que se seque. Extiéndelo bien para que no quede ninguna zona sin cubrir. Trabaja con el alkil sin diluir para que la tela quede lo menos humedecida posible. Coloca con cuidado la tela sobre la zona que has cubierto con adhesivo. Déjala caer sin forzar para que el dibujo del tejido no quede deformado. Para que no queden arrugas ni bolsas, puedes alisar el tejido pasando con fuerza un rodillo de espuma sobre la tela. Si tienes que empalmar trozos de tela, hazlo en zonas que después vayan a quedar ocultas por las molduras o embellecedores.

You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.
Deja un comentario » Log in