Jueves, marzo 01st, 2012 | Author:

Son muy indicados para el uso en exteriores debido a que aguantan bien las heladas. Pero su uso también es muy recomendable en interiores como cocinas y salones: a su belleza se une una gran resistencia y un aspecto impecable. Te explicamos cómo están hechos, su mantenimiento y colocación. Gres rústico extrusionado se llama al gres que recibe un tratamiento de fábrica que le otorga una muy baja porosidad, al que no se aplica recubrimiento vidriado. Es además antideslizante, de gran resistencia al choque térmico, al impacto, los productos químicos no le alteran, y es una opción más económica que el gres porcelánico para exteriores.

En cocinas y zonas de mucho tránsito dan un estupendo resultado. El gres porcelánico no contiene esmaltes y su composición básica se formula con la mezcla de arcillas blancas seleccionadas, feldespatos, sílices y colorantes. El resultado es un gres de altísima resistencia a la abrasión y dureza, baja absorción de agua y con una particular estética que le permite imitar el aspecto de la piedra, el mármol… Se distingue del gres tradicional en que no está compuesto de dos materiales (pasta y esmalte). Durante la cocción, las altas temperaturas a las que se expone provoca que se vitrifiquen los componentes; los poros se cierran y se vuelve compacto pero con aspecto satinado o brillante. Por su casi nula porosidad, es perfecto para exterior, ya que el agua no se filtra en su interior, y no se rompe con las heladas.

You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.
Deja un comentario » Log in