Sábado, mayo 19th, 2012 | Author:

Sin embargo, el óxido como tal sólo se retira eficazmente usando un cepillo de púas metálicas o, mucho mejor, con un transformador de óxido. Se aplica con pincel y convierte mediante una reacción química; el metal se queda negro, pero protegido para siempre.

You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.
Deja un comentario » Log in