Jueves, mayo 10th, 2012 | Author:

La lijadora es otra herramienta muy práctica a la hora de retirar viejos acabados, pero se deben seguir unas pautas para lograr un buen resultado. Se trabaja aplicando un papel de lija de grano grueso y luego uno fino y siempre siguiendo el sentido de las vetas. Pero sobre todo hay que moverlas continuamente, ya que si permanecen en un mismo punto demasiado tiempo, pueden dejar marcas profundas o “socavones” en la superficie difícilmente reparables. Esto no sólo ocurre con las orbitales y las de banda, ya que en el caso de las lijadoras delta, si se mantienen en la misma posición bastante rato, también dejan marcas.

You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.
Deja un comentario » Log in