Domingo, septiembre 02nd, 2012 | Author:

Una vez distribuidos los muebles sobre el plano milimetrado, se podrá determinar qué sitios serán los más indicados para una calefacción de refuerzo. Si ésta fuera necesaria, se instalarán las sillas, las butacas y los sofás cerca de las fuentes de calor y al abrigo de las corrientes de aire. Con este objeto, será conveniente conseguir un buen aislamiento de las ventanas (contraventanas de madera o doble acristalado).
Si se dispone de una chimenea, se instalarán los sillones y los sofás a una distancia conveniente de la misma, ya que el calor de las llamas puede resultar incómodo. Si se considera que la chimenea es una fuente de pérdidas de calor cuando no funciona, se estudiará la manera de cerrar el conducto de salida.
La iluminación de las salas de estar debe ser suave y bien repartida. Una iluminación procedente únicamente de un plafón o araña central no suele resultar satisfactoria. Sin embargo, resulta cómodo poder disponer de un punto de luz general para toda la pieza. Este puede lograrse por medio de unos focos fijados en el techo o mediante unas lámparas controladas por un variador de intensidad, lo que permitirá crear atmósferas de luz variables. La ilumina ción debe ser directa en los lugares dcsti nados a lectura y a ios trabajos de costura, pero dispuesta siempre de modo que no moleste a los demás.

You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.
Deja un comentario » Log in