Martes, octubre 02nd, 2012 | Author:

Los niños adoran trepar y encaramarse. Por otra parte, este ejercicio es muy beneficioso para su desarrollo físico. La construcción propuesta en el plan de montaje ofrece un terreno propicio a la escalada, en el que pueden jugar sin peligro uno o varios niños bajo la mirada atenta de los mayores. Puede emplazarse en un jardín, aunque éste sea de dimensiones reducidas, y, además, puede desmontarse en menos de una hora en cuatro marcos independientes, si se desea guardarlo durante el invierno.
El conjunto es todo de madera y sus elementos básicos están constituidos por los cuatro marcos citados. Unos travesanos atornillados garantizan la estabilidad y cohesión de la construcción.
Todos los ensambles van encolados y atornillados con tirafondos o tornillos, por lo que resulta fácil la construcción. Por lo que se refiere a las herramientas, sólo se necesitan las principales de carpintería. Sin embargo, los barrotes que unen los montantes se alojan en agujeros ciegos o pasantes y, por lo tanto, se necesita una máquina capaz de perforar un diámetro de 30 mm, ya sea manual o eléctrica. Es indudable que con esta última, montada sobre una columna, se ahorrará tiempo y se realizará el trabajo con mayor precisión.
Siguiendo el plan propuesto, se cortan todas las piezas en longitud y luego se marcan referencias sobre ellas por medio de una letra o de un número para identificarlas sobre el plano. Se realizan los agujeros en los montantes, teniendo en cuenta que, en los exteriores, todos los alojamientos son ciegos (30 mm de profundidad). Por lo tanto, será muy cómodo disponer de una guia de profun didad en la columna o en la broca.
Se colocan los barrotes, preferiblemente de madera dura, ya que la estabilidad de la construcción quedará asi consolidada. Se encolan con un adhesivo apto para exteriores (a base de urea-for-maldehído). Seguidamente se colocan los travesanos superiores y los inferiores (de madera blanda de 75 x 25 mm) encolándolos y atornillándolos a los montantes.
Una vez realizados los cuatro marcos, se señalan y se taladran los agujeros para los barrotes, teniendo en cuenta los agujeros ciegos y los pasantes. Se realizan asimismo los taladros para los tornillos que aseguran los travesanos superiores e inferiores. Para realizar el ensamblado se introducen los barrotes a través de los marcos. Se colocan los travesanos superiores e inferiores y se fijan mediante tornillos. Para impedir que los barrotes giren, se bloquean introduciendo clavijas de poco diámetro (6 mm) en los agujeros a través de uno de los montantes y del barrote.
El conjunto está ya listo para su uso. Para desmontarlo bastará desatornillar los travesanos y sacar los barrotes.
Antes del montaje, conviene lijar las superficies, sobre todo las aristas, que se arromarán de un extremo al otro. Es aconsejable tratar la madera con un producto no tóxico. Pero también se podrá pintar o barnizar, recordando que, si se produce algún desportillado, la madera se hallará desprotegida. Si se opta por el tratamiento especial para maderas, hay que tener en cuenta que la operación deberá renovarse cada dos años.
Se añade una escalera de cuerda y un columpio confeccionado a partir de una cubierta de motocicleta. Se comprueba la solidez de todos los nudos. También se puede instalar una plataforma desmontable, como se muestra en la página siguiente, inmovilizándola entre dos barrotes paralelos; se podrá cambiar de sitio, si se desea. La estructura debe ser estable; por tanto, si el suelo es irregular, deberá reforzarse con postes.

Categoría: Carpinteria
You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.
Deja un comentario » Log in