Viernes, noviembre 09th, 2012 | Author:

Los elementos de fundición suelen unirse mediante bulones de fijación, generalmente atornillados. Suele intercalarse una capa de masilla entre las rebabas de los extremos de las uniones para garantizar la estanqueidad.
En algunos casos será suficiente reparar la junta en mal estado y limpiar la superficie interior del canalón con un cepillo metálico; seguidamente se dan dos capas de pintura bituminosa o una pasta protectora. Otras veces será necesario realizar un trabajo más a fondo y sacar uno o varios elementos del canalón para limpiarlo.
En primer lugar se sacan los bulones que mantienen unidos dos elementos adyacentes. En la mayoría de los casos los bulones habrán formado herrumbre y no se podrán aflojar fácilmente, a menos que se les aplique algún producto que facilite el desbloqueo. Si a pesar de ello no se consigue, se asierran las cabezas. Si se trata de un canalón de plástico extrusionado, se aflojan los bulones manteniendo el canalón contra la faja.
Se separa el elemento o los elementos del canalón procurando no perder el equilibrio. Se limpian los restos de la masilla frotando con un cepillo metálico. Se repite la operación sobre el elemento extraído.
Se aplica una nueva capa de masilla en la rebaba del extremo suministrando un cordón de unos 6 mm. Se vuelve a colocar el elemento extraído revisando la posición de los ganchos de retención.
Se inserta por arriba un nuevo bulón galvanizado. Se atornilla la tuerca procurando que quede compri mida la masilla. Se eliminan los restos de masilla con una navaja o una espátula, limpiando la superficie con un trapo húmedo y se repite la operación en la otra junta. Por último, se pasan dos capas de pintura bituminosa sobre las juntas.

Categoría: Plomeria
You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.
Deja un comentario » Log in