Miércoles, noviembre 07th, 2012 | Author:

Si un canalón se deforma o pandea, el agua se desborda o bien las juntas se rompen y pierden. Para comprobar si esto sucede se vierte agua en la parte más elevada del canalón. Estos problemas se producen debido a la rotura o deterioro de un gancho o abrazadera o al aflojado de un tornillo de fijación. La mayoría de canalones están sostenidos por ganchos fijados en la faja del alero del tejado o en el extremo de los cabrios.
Para arreglar un canalón pandeado se sacan las partes defectuosas y se comprueba la buena fijación de los ganchos. Si es necesario se cambian los tirafondos por otros de mayor tamaño y se sustituyen o arreglan los ganchos.
La sustitución de un gancho fijado en un cabrio obligará a sacar la teja o pizarra situada encima. Se puede evitar esta operación colocando junto al gancho defectuoso otro fijado en la faja del alero.
Algunos canalones moldurados se fijan directamente contra la faja. Si los tirafondos o tornillos de fijación están oxidados pueden salirse. En este caso se rellenan los agujeros producidos y se emplean tornillos galvanizados.
Hay que comprobar también la inclinación del canalón hacia el bajante. Puede ocurrir que en el momento de colocación se haya cometido algún error o se haya producido algún movimiento en la estructura del edificio. Si la inclinación es muy exagerada el agua se desbordará en la desembocadura en el bajante. Si la inclinación es muy débil el agua se acumulará en el canalón y se formarán depósitos. El desnivel ideal es de 25 mm por cada 3 m de longitud.

Categoría: Plomeria
You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.
Deja un comentario » Log in