Miércoles, diciembre 05th, 2012 | Author:

Tanto la comida como el trabajo constituyen momentos importantes y exigen, por lo tanto, comodidad. Así pues, será preferible eludir elementos insólitos o exageradamente llamativos en el tratamiento de las ventanas. El uso de persianas de librillo constituye una manera discreta y sencilla de dosificar la luz y proporcionar una cierta intimidad sin tener que recurrir a las soluciones clásicas. Una ventana muy ancha quedará muy bien con persianas de bambú, con un tejido amplio, que puedan abrirse y cerrarse horizontalmente a modo de acordeón.
Por regla general se suelen usar persianas de librillo o bien persianas que se repliegan hacia arriba. Pero no hay que olvidar que las persianas de librillo no solamente pueden ser unas hojas verticales sino que, en ventanas o puertas muy altas, pueden subdividirse horizontal-mente, consiguiéndose así una gran variedad de combinaciones.
Las persianas venecianas se adaptan perfectamente a lugares que no exigen una gran intimidad. Sus colores claros han cedido el paso a una gama con gran riqueza de colorido.
Las cortinas arrugadas en nido de abeja se adaptan muy bien a un comedor siempre y cuando el tejido no sea muy sofisticado. El efecto del fruncido encaja muy bien con estancias de reducidas dimensiones en las que un juego de cortinas dobles resultaría demasiado recargado.

Categoría: Carpinteria
You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.
Deja un comentario » Log in