Domingo, marzo 10th, 2013 | Author:

Herramientas.
Diamante con punta de acero. Diamante para cortar curvas. Consta de una ruedecita de acero montada sobre un brazo ajustable que gira alrededor de un pivote central provisto de una ventosa. Esta herramienta no es absolutamente necesaria; puede suplirse con un diamante corriente. Alicates.
Rodillo para papeles pintados o rodillo de cocina.
Gafas protectoras.
Materiales.
Dos hojas de cristal de unos 3 mm de grosos -de venta en cristalerías-; la primera, para dividirla en piezas que posteriormente irán pintadas, y la segunda, para utilizarla como soporte. Si se desea emplear cristal ahumado, comprar varias hojas en ámbar, azul, amarillo y verde. Laca de bombillas, si se prefiere trabajar con cristal transparente. Se vende en droguerías, en frasquitos de diferentes colores.
Pegamento spray, como Araldit, para adherir las piezas de cristal. Sucedáneo de plomo en pasta; se trata de una resina compuesta por dos productos envasados por seprado que, una vez mezclados, forman una masilla moldeable en rollos delgados y largos. Aunque no es imprescindible para este trabajo, conviene utilizarla porque da al conjunto mayor solidez y un acabado de carácter más profesional.
Lija de agua para cristal, para suavizar los
bordes cortados.
Limpiacristales.
Aceite lubrificante ligero (por ejemplo, el que se emplea para máquinas de coser), para engrasar el diamante. Aguarrás, para limpiar los pinceles.
Hoja de cartón del mismo tamaño o mayor que el cristal.
Hollín.
Papel blanco liso del mismo tamaño que el cristal.
Cinta adhesiva, regla y rotulador o lápiz de cera.

You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.
Deja un comentario » Log in