Jueves, abril 25th, 2013 | Author:

Desgraciadamente el ser humano no puede estar constantemente vigilando sus movimientos, como lo harían los progenitores de cualquier especie que pueblan la tierra. Por otra parte, sería inhumano tenerlos siempre confinados en ese reducido espacio conocemos como “corralito”, sobre todo si ha comenzado a dar sus primeros pasos pues es cuando necesitan más espacio vital. Sin embargo, determinados recintos de la casa han de estar vedados a su paso con el fin de evitarles desagradables accidentes. Un lugar muy significativo puede ser la cocina. Las escaleras, son también es pecialmente peligrosas y como desconocen la trampa, se lanzan a la aventura sufriendo el correspondiente accidente. Una forma muy eficaz de limitarles el paso, sin tener confinarles a un metro cuadrado, o por el contrario cerrar las puertas, lo que limitaría nuestra capacidad de vigilancia, es colocar una barrera en aquellos lugares que pudieran ser susceptibles de posibles accidentes. La idea no es nueva, y se basa en la colocación de una pequeña barrera, en los umbrales de las puertas o en el rellano de la escalera.

Descripción.
Sin lugar a duda nos vamos a encontrar en el mercado, modelos ya confeccionados listos para instalar, pero el amante del bricolaje siempre dispone de material sobrante de otros proyectos, con lo que se pueda hacer esta barrera. Sólo necesitamos listón cuadrado de 40 x 40 mm, aproximadamente de 3.50 metros y un listón redondo de 15 mm. Como elemento presionaren hemos empleado una pata de cocina sobrantes de un trabajo anterior. En este sentido se puede emplear cualquier fórmula que nos pueda dar el mismo resultado.

Montaje.
El montaje de los componentes es muy sencillo y requiere pocas herramientas. Para empezar cortaremos de un listón cuadrado dos liras de 80 cm y dos le 52 cm. Éstas Ultimas pueden variar su longitud si va destilana a una escalera, entonces tendremos que ajustar dicha medida. Tendremos que cortar también 4 listones redondos de 75 cm. de largo, por 15 mm de diámetro. Para darle la consistencia necesaria uniremos los listones entre sí haciendo una caja en los extremos de los listones cortos y un macho en los largos, como podemos apreciar en las fotografías. A su vez haremos los agujeros para los listones circulares. Seguidamente uniremos todas las piezas y encolaremos, y una vez seco daremos una mano de lija. La finalidad principal radica en que la barrera sea efectiva, es decir, que el niño no pueda pasar y que no pueda retirarla con su fuerza o peso, y trepar por ella, pero que a su vez sea cómoda y rápida de retirar por un adulto. Así mismo tiene que ejercer presión sin que por ello deje marcas irreparables en la puerta. Hemos ideado un ingenioso sistema que da la presión necesaria, no deja marcas y es rápido de retirar.

El sistema además, emplea elementos comunes que han sobrado de otros trabajos de bricolaje, pero al no disponer de ellos se pueden encontrar fácilmente por un precio mínimo. Sé ha empleado una pata de un mueble de cocina, a la que hemos hecho un agujero por donde pasa otra pata con un espárrago roscado, sujetando ésta con dos tuercas. De manera que quede ésta última loca, pero sin que se salga, con el fin de que cuando estemos apretando contra la puerta la misma no deje marcas. La parte roscada de la pata de plástico la embutimos a presión en la madera. Podemos sujetar ésta con un espárrago o tornillo, por la parte superior a fin de que no de vueltas. En el otro extremo colocamos un taco con un espárrago pegado al mismo de manera que sea introducido éste en el agujero abierto a tal fin. El hecho de no dejarlo fijo responde a la posibilidad de poderlo cambiar por otro más largo o más corto dependiendo de la puerta donde sea colocado.

Categoría: Grandes Ideas
You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.
Deja un comentario » Log in