Sábado, agosto 24th, 2013 | Author:

El tiempo consagrado al cálculo de lo que se necesitará tanto cuantitativa como cualitativamente así como el destino de cada material, evitará costosos errores posteriores.
Se empezará estudiando la lista de todos los elementos constitutivos y anotando todo aquello que se necesitará. Se calcula luego la pendiente del tejado empleando la relación 1:36, que, en función de la longitud del tejado, permitirá determinar la inclinación de los cabrios. Si al decidir la cantidad y tipo de vigas que harán falta se tienen dudas respecto a la carga que deberán soportar, será mejor optar por una sección mayor. Todas las vigas deben medir 150 mm más que la longitud del tejado con el fin de rebasarlo y frenar así la penetración del agua por debajo del mismo. Cuando se haya establecido la lista de materiales necesarios, se procurará adquirir madera sana y que haya sido secada correctamente, sobre todo para las vigas. Se rechazarán los maderos que presenten nudos importantes. Si la madera no ha sido ya tratada contra la putrefacción y los insectos, se le dará una capa de producto de preservación. Hay que prestar igual atención al trata miento de los maderos que se corten en la misma obra y tener muy en cuenta las superficies de testa, donde la putrefac ción seca y los mohos suelen instalarse con mayor preferencia.

Categoría: Albañileria
You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.
Deja un comentario » Log in