Sábado, septiembre 21st, 2013 | Author:

La mejor posición para el plato de ducha es un ángulo, de manera que dos lados de la cabina estén constituidos por paredes del mismo cuarto. Estas paredes tienen que estar revestidas con azulejos o un material análogo o bien con placas de estratificado. Cabe utilizar otros paneles impermeables y decorativos, como puede ser el vidrio o el plástico, en placa grande o a modo de losetas autoadhesi-vas, aplicadas a la pared.
■ Es muy importante asegurarse de que todas las juntas entre baldosas o losetas quedan perfectamente selladas, ya que, de no ser así, se producirán infiltraciones de agua que acaban dañando el revestimiento de las paredes del fondo.
■ La manera más sencilla de conseguir un lugar resguardado para la ducha consiste en cerrar los dos lados libres, utilizando un ángulo metálico del que se pueda suspender una cortina del tipo impermeable para baño.
■ Esto significa que la cortina irá bien siempre que se coloque solamente en el lado por donde se entra en la cabina, ya que allí se podrá proteger el suelo con una alfombrilla cuando el suelo del baño está completamente embaldosado.
■ Pero igualmente será posible construir unas paredes sólidas con un armazón de madera, en cuyo caso se tendrá que buscar el modo de adaptar una puerta, salvo que en lugar de ésta se opte por una cortina.
■ Las paredes para ducha suelen estar constituidas por un armazón metálico con paredes de vidrio translúcido de seguridad o con un panel plástico. Dentro de ambos tipos existe mucha variedad de modelos y de dibujos o relieves.
■ La solución más fácil (pero también la más cara) es comprar todo el material ya preparado para la cabina de la ducha, incluyendo en ello la puerta corredera o bien abisagrada que normalmente ya están incorporadas al equipo. Las instrucciones de montaje se suministran con el equipo. Las cabinas en kit pueden adaptarse a diferentes tamaños del plato y, generalmente, basta con fijarlas a las paredes por cada extremo para conseguir un armazón muy estable y resistente.
■ Antes de poder considerar como terminado el trabajo deben sellarse con silicona las rendijas que se producen en el encuentro del armazón con el plato y con las paredes, para lograr una junta estanca.
■ Si la cabina se la hace uno mismo es evidente que se ahorrará bastante dinero y además se tendrá la posibilidad de hacer algo mucho más adecuado a las necesidades propias. Así, por ejemplo, se puede realizar una cabina que sea más grande que el plato y, en este caso, cerca del plato se tendrá la posibilidad de colocar un rellano o inclusa un taburete.

Categoría: El Baño
You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.
Deja un comentario » Log in