Domingo, agosto 03rd, 2014 | Author:

Un mueble para el telefono constituido por una mesa, un asiento, un espacio para listines, varios cajones y un armario para guardar pequeños objetos, resultará funcional y al mismo tiempo decora tivo en el recibidor de la casa. Aquí presentamos un proyecto que reúne estas ventajas y resulta de fácil realización.

El mueble está constituido esencialmente de aglomerado. Aunque su fabricación comprende algunos trabajos de ebanistería de cierta dificultad (cajones y puerta con bisagras), las técnicas de trabajo del aglomerado garantizan una simplicidad de ejecución y un precio razonable.
Se puede optar entre múltiples acabados, que permitirán armonizar el mueble con el estilo de la entrada de la casa. Se puede emplear el aglomerado chapeado o bien, como en la fotografía adjunta, plastificado. También pueden acabarse las superficies pintándolas de algún color. El plastificado puede pintarse también con el color que se prefiera, pero entonces será conveniente lijar un poco las superficies para proporcionar mayor agarre a la pintura. Se lija cada capa de pintura antes de dar la siguiente.
Los detalles de montaje se dan en las páginas siguientes, pero pueden utilizarse otros sistemas adecuados al aglomerado, siempre y cuando se mantengan las dimensiones del conjunto. Sin embargo, el sistema de ensamblado que sugerimos tiene la doble ventaja de poder desmontarse fácilmente y de ser al mismo tiempo muy resistente.
Últimamente están de moda los muebles para armar y desarmar por todos sus beneficios a la hora de cambiar de casa.

Una vez cortadas las diferentes partes del mueble a las medidas indicadas, se marcan y se hacen los orificios para el ensamblado con la máxima precisión con el fin de obtener un correcto montaje. Convendrá lijar las piezas antes de montarlas, si se quieren pintar, para facilitar los trabajos de acabado. Se monta el conjunto como indica el esquema; el zócalo puede ser de contrachapeado o de madera (por ejemplo, de chopo).
Se ensamblan los cajones, cuyas piezas se habrán preparado previamente a partir de madera maciza, y luego se monta la puerta.
Se coloca en los cantos del aglomerado una chapa termoencolable. Se confecciona el cojín con relleno de espuma recortada a las dimensiones apropiadas y se forra con un tejido que haga juego con la decoración existente.
En la página opuesta se ofrecen algunas variaciones posibles a partir del esquema básico. Así, si se desea tener una mesita para el teléfono en la sala de estar, pero sin asiento incorporado, el sitio correspondiente al mismo se puede convertir fácilmente en un anaquel para libros prolongando el panel lateral. Un proyecto algo más ambicioso consistiría en realizar un mueble completo para vestíbulo como el que se muestra al lado, añadiendo un colgador y un espacio para tener a punto el calzado de lluvia o de recambio, así como un paragüero, todo ello confeccionado con los mismos materiales que el mueble.

You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.
Deja un comentario » Log in