Archivo para la Categoría » Albañileria «

Sábado, marzo 26th, 2011 | Author:

Hay que tener al alcance de la mano: el contenedor para la mezcla de cemento, el agua necesaria, un pincel, una paletina, una espátula y el elemento que hay que recibir en obra. El recipiente en el que se efectúa la mezcla con agua (con este tipo de aglomerante no se lleva a cabo el clásico mortero con arena) debe ser blando y flexible, de modo que pueda romperse fácilmente la capa de cemento endurecido que quede en las paredes y en el fondo, simplemente aplastándolo con las manos.

Verter un poco de agua en el contenedor (aproximadamente medio vaso) y luego, con la mano, asperger el cemento encima mientras se bale con la paletina para que no se formen grumos, hasta obtener una amalgama pastosa. Si se teme que la mezcla pueda endurecerse demasiado rápidamente por exceso de cemento, añadir un poco de agua. Preparar solamente la cantidad que se estime necesaria: la mezcla, una vez endurecida, ya no vuelve a fraguar. Si es preciso, sería preferible prepararla nuevamente.

Viernes, marzo 25th, 2011 | Author:

El cemento de rápido fraguado difiere del normal por su excepcional rapidez en el endurecimiento: tarda apenas unos 60 segundos y alcanza el máximo de dureza en sólo media hora, aunque esto depende de las condiciones térmicas ambientales y del soporte de obra al que se aplique. Este tipo particular de aglomerante suele ser de color marrón amarillento, con tonalidades más claras o más oscuras según el lugar de fabricación. Es bueno tener siempre un poco en casa para las pequeñas reparaciones de emergencia: bastará con 1 kg. Debe conservarse en un lugar absolutamente seco para que en el momento de usarlo no nos encontremos con que se ha endurecido.

Jueves, marzo 24th, 2011 | Author:

Para realizar pequeños trabajos sin tener que aguardar muchas horas a que el material fragüe, obteniendo mejores resultados que los conseguidos con el yeso, puede emplearse el denominado cemento rapido. El cemento rápido es el aglomerante ideal siempre que se quiera sellar cualquier cosa en obra y no se disponga del tiempo de espera que requiere el cemento normal, es decir cerca de 24 horas. Puede tratarse de una ménsula de pared en donde no es posible recurrir a tornapuntas o a otros sistemas mecánicos, o bien puede ocurrir que se tenga que bloquear un elemento elástico y flexible, por ejemplo un tubo de plástico, que en una determinada posición no se puede aguantar de ningún otro modo durante mucho tiempo. En cualquier caso, debe tratarse de pequeños trabajos, pues este aglomerante no tiene suficiente vida para ser usado en trabajos de envergadura y que duren mucho tiempo.

Lunes, enero 31st, 2011 | Author:

Muchas veces porque el terreno es firme y lo que se va a construir no tiene un peso importante se gana tiempo y dinero haciendo una plataforma de losa y de hormigón con apoyo total sobre el suelo. Esta solución es muy práctica para levantar sobre ella casas prefabricadas, galpones parabólicos de chapa metálica o de fibrocemento, construcciones de madera, etc. Esta plataforma cumplirá las funciones de contrapiso por lo que debe calcularse minuciosamente la altura y la nivelación. El espesor se fijará conforme a la carga que tendrá que soportar, pero el mínimo aconsejable es de 10 a 12 cm y en su interior llevará una parrila de hierro. Esto favorece la cohesión y evita el riesgo de quebraduras.

Domingo, enero 30th, 2011 | Author:

Así como en la computación hay archivos ocultos, el gran archivo oculto de la construcción son los cimientos. Si no pudo verlos en el momento que los obreros lo hacían difícilmente podrá verlos después. Pero si tienen alguna falla en el material o en la realización, con el tiempo aparecerán síntomas que lo denunciarán. Es el caso de grietas, rajaduras que suelen aparecer en algunos esquineros o sobre las puertas y ventanas. También habrá fallado algo cuando la humedad comienza a subir desde el nivel del piso. Muchas reparaciones en los cimientos son posibles pero ninguna sencilla, de ahí que debe ser el punto que más atención demande y donde no deben mezquinarse los materiales.

Viernes, noviembre 19th, 2010 | Author:

Para albañilería se usan las reglas de madera o metálicas. La principal condición que deben tener es ser totalmente rectas, libre de nudos, resistentes. Las caras, además de rectas deben ser paralelas, de manera tal que si las usamos para nivelar un suelo, la parte que toca con el mismo y la que nos queda libre para colocarle el nivel, deben darnos la misma lectura.

También se aprecia el peso: cuanto más livianas sean menos cansan al trabajador y le permite un manejo más ágil.. Trate siempre de guardarlas limpias y se evitará futuros disgustos. Las medidas más convenientes y dependiendo del uso a que se las destine están alrededor de una pulgada de espesor por dos o tres de ancho. En cuanto al largo, con 1,50 m ya tenemos una regla suficiente para realizar la mayor parte de los trabajos de albañilería hogareños.

Jueves, noviembre 18th, 2010 | Author:

Dependiendo del trabajo que se va a realizar, un tipo para el metro servirá o se adecuará más que otro pero baste saber que cuando llega el tiempo de medir hasta una simple  reglita escolar sirve. Lo que es necesario es ser muy cuidadoso cuando se toman medidas ya que un leve error al comienzo de la tarea puede significar un atraso más adelante. El metro de carpintero, el de varillas de madera plegable, suele ser muy práctico y económico.

Miércoles, noviembre 17th, 2010 | Author:

de uso común consta de una ampolleta o tubito que en su interior se ha introducido agua coloreada sin llenarlo totalmente. El tubito tiene una leve curvatura La burbuja de aire, al ser más liviana buscará siempre ir hacia la superficie. Cuando se ubica entre dos marcas hechas a su medida se dice que está a nivel. El conjunto viene encastrado en una regla de madera o aluminio con base ancha. Cuanto más larga sea esta base, más fácil será el manejo de el nivel sin darnos lugar a equivocaciones en su lectura ya que apoyará en una superficie mayor.

En las obras de albañilería, desde el comienzo hasta el final. Desde nivelar el terreno hasta hacer la base del tanque de agua. Pero en el hogar nos olvidamos de su utilidad y a veces nos descuidamos: el lavarropas, la heladera, los estantes de la biblioteca, la cocina, etc. deben estar nivelados correctamente porque de lo contrario se ven afectado su funcionamiento o utilidad.

Martes, noviembre 16th, 2010 | Author:

La plomada es un instrumento imprescindible para las tareas de albañileria y conviene tener algún conocimiento para manejarla con corrección. Consiste en un trompo metálico de conicidad perfecta que se suspende de un hilo, su caída libre, marca la línea perpendicular al horizonte. Cuando se dice caída libre se quiere significar que la plomada no debe apoyarse en ningún obstáculo para que su lectura sea efectiva. En el mismo hilo va enhebrada por su centro una lámina de metal cuadrada. Se la suele llamar tablilla o pastilla. La medida del centro al lado es igual a la medida del radio del trompo con lo que apoyando la tablilla perpendicular a la pared, la circunferencia de la plomada apenas tendrá que rozar la pared que estemos comprobando. Si el trompo queda apoyado o despegado de la pared es porque nos estamos saliendo de plomada.

Más alto sea el muro, esa inclinación se hará más pronunciada y corre el riesgo de desplomarse (perder el aplomo). La plomada se usa frecuentemente para levantar paredes. En este caso se aploman las reglas de las cabeceras por donde Irá subiendo el hilo de nivelación a cada hilada de ladrillo que se coloque. Si todo está bien la pared estará vertical con relación al piso. Otro caso de uso común es cuando se pretende hacer un revoque grueso para quitar las imperfecciones de una pared. En la misma se adhieren tacones de a pares: uno arriba y otro en la parte baja de la pared. Se tira la plomada entre uno y otro y cuando están correctamente aplomados se hace una faja de cemento entre uno y otro. Esta cinta servirá de guía para la regla y todo el revoque quedará en un plano vertical.

Lunes, noviembre 15th, 2010 | Author:

La escuadra es una herramienta fundamental y conviene fabricársela uro mismo con dos listones de una madera perfectamente cepillada. Si se puede y la habilidad personal lo permite, conviene hacer una espiga en la punta de los listones, ensamblar, encolar y sujetar con un par de clavos. El ajuste a 90° exactos se hace copiando las líneas de cualquier embaldosado y para darle rigidez e invariabilidad se clava y encola un travesaño.