Archivo para la Categoría » Carpinteria «

Lunes, mayo 13th, 2013 | Author:

La carpintería en obra no se agota en estos trabajos rudimentarios vinculados con la albañilería. Lo que sucede es que a mayor protagonismo de la madera en lo que se está construyendo entra a jugar el cálculo de resistencia, la precisión en los cortes, la exactitud en las mediciones, etc. Ahí aparece el profesional.
Mientras vamos ensayando para llegar a esos niveles de competencia conozcamos algo del vocabulario.
Agreguemos: Durmiente: viga de madera que soporta carga pero apoyando en toda su longitud sobre un lecho de tierra, piedra o ladrillo. El caso más representativo es el durmiente ferroviario: aguanta el paso de los trenes no permitiendo que las vías cedan. Otro: los umbrales de madera muy usados en las casas antiguas.

Viga: Madera voluminosa que apoyada en los extremos soporta el peso de la cubierta o el entrepiso. Muchas veces necesita puntales o columnas intermedias. El espacio que queda libre entre los puntos de apoyo se llama vano.
Las vigas de madera también se usan como dintel y soportan el peso de todo el material que va por encima de la puerta o la ventana.
Cantonera o costanero: tabla que se corta primero al cuadrar un tronco maderable. Una cara es plana, y la otra lleva la forma de la corteza del árbol. Los bordes son casi siempre irregulares y su resistencia también. Por esa razón se la usa sólo para cercos y vallados.
Alfajías: tabla de largo variable, de sección rectangular de unos 10×6 cm. Casi siempre se hace apoyar sobre las vigas y soporta el peso de tejas, tejuelas o chapa, según sea la cubierta.

Martes, abril 09th, 2013 | Author:

Material:
2 tableros de madera encolada, 18 mm de grosor, su tamaño estará en función de las medidas de su ventana. Nuestras contraventanas miden 33 x 71 cm. En contraventanas más grandes se aconseja reforzarlas adicionalmente arriba y abajo con un listón horizontal; de lo contrario, la madera podría deformarse. 4 bisagras; pintura transparente verde (Deka Cristal); clavos de tapicería (en tiendas de bricolaje); serrucho de punta; taladro; tomillos.
Así se hace:
Calcar la estrella de la hoja creativa A y reportarla con papel de copia sobre las contraventanas. Aserrarla con el serrucho de punta. Para ello taladrar primero un agujero, aplicar el serrucho de calar en el agujero taladrado y aserrar la estrella.
Sugerencia:
¡Superponiendo exactamente ambas contraventanas (fijarlas con una prensa de tornillo), sólo necesitará aserrar la estrella una única vez! Pintar las contraventanas de verde. Clavar los clavos de tapicería, antes marcar con lápiz la posición exacta de los clavos. Taladrar agujeros para las bisagras y atornillar las bisagras. Fijar las piezas contrarias de las bisagras con tacos en la pared.

Categoría: Carpinteria  | Tags:  | Deja un comentario
Domingo, diciembre 09th, 2012 | Author:

Las ventanas del cuarto de baño, por motivos de discreción, suelen ser generalmente de vidrio mate o impreso. Esto resulta perfecto si la vista hacia el exterior carece de interés. Pero no podemos decir lo mismo cuando la ventana da a un espacio con una agradable vista. Si se quiere conservar ésta sin ser vistos desde afuera, se cubrirá solamente la parte inferior de la ventana. Se puede empotrar por ejemplo, un espejo en la parte inferior del marco de la ventana, que, además de servirnos como espejo de tocador, dará la sensación de agrandar el cuarto por el efecto del reflejo. También se puede incorporar una barra de cortina a media altura de la ventana; para ello se elegirá una tela opaca o un plástico capaces de soportar los vapores de un cuarto de baño.

Las plantas se conservan muy bien en la atmósfera húmeda del cuarto de baño; (Constituirán una decoración muy agradable colocadas en estanterías de cristal templado frente a la ventana, o bien utilizando grandes jardineras sus pendidas. Según la clase y cantidad de plantas utilizadas se podrá ganar en intimidad sin perjudicar la iluminación.
También los visillos transparentes ofrecen esta doble ventaja. Resultarán más decorativos si se fruncen tanto en la parte superior como inferior con unas varillas colocadas dentro del marco interior de la ventana. De este modo proporcionaremos al cuarto una luz suave y viva al mismo tiempo que guardaremos la intimidad.
Si se desea lograr una decoración duradera y resistente a las salpicaduras, lo mejor será utilizar una persiana enro-llable hacia arriba, de tela de PVC o bien de tela encerada.

Categoría: Carpinteria  | Tags:  | Deja un comentario
Viernes, diciembre 07th, 2012 | Author:

Antes de tomar una decisión respecto al recubrimiento de las ventanas de un dormitorio hay que determinar si se desea lograr una total intimidad o por el contrario un ambiente abierto y luminoso.
Las cortinas constituyen el medio más eficaz de evitar que entre la luz. Conviene elegir un juego con doble carril. En el del interior se colocará una cortina a base de tul o etamin. El exterior deberá disponer de retorno por ambos lados; este modelo no deja espacios por donde pueda penetrar la luz.

Las cortinas arrugadas en nido de abeja con tonos pastel delicados y con tejidos ligeros proporcionarán una luz dulce a cualquier ventana, dando a la habitación un aire romántico que se podrá acentuar añadiendo unas cortinas o caídas con festones. Se podrá realizar un enmarcado de friso si las dimensiones de la ventana lo permiten o si se quiere conseguir mayor refinamiento. En cambio, los visillos resultan muy decorativos para una habitación arreglada de manera sencilla. Si una vez tirada la cortina se repliega ésta hacia un lado, puede dejar al descubierto una parte de la ventana. Esto puede hacerse también invirtiendo las cortinas por la parte inferior, de manera que la luz pasa por la parte superior y queda a salvo la intimidad.

Se podrá manejar la cortina desde la cama alargando el cordón y haciendo que se deslice por una pequeña polea situada en el ángulo del dormitorio, de modo que el extremo del cordón llegue hasta la cabecera de la cama.
Las cortinas o persianas de color vivo, si son sencillas, se adaptan bien a un dormitorio de niño o de adulto con mobiliario sobrio y moderno. Pero si se desea una decoración menos seria se dará un poco de calor a la habitación añadiéndole unas caídas y un friso que hagan juego con la cortina.

Miércoles, diciembre 05th, 2012 | Author:

Tanto la comida como el trabajo constituyen momentos importantes y exigen, por lo tanto, comodidad. Así pues, será preferible eludir elementos insólitos o exageradamente llamativos en el tratamiento de las ventanas. El uso de persianas de librillo constituye una manera discreta y sencilla de dosificar la luz y proporcionar una cierta intimidad sin tener que recurrir a las soluciones clásicas. Una ventana muy ancha quedará muy bien con persianas de bambú, con un tejido amplio, que puedan abrirse y cerrarse horizontalmente a modo de acordeón.
Por regla general se suelen usar persianas de librillo o bien persianas que se repliegan hacia arriba. Pero no hay que olvidar que las persianas de librillo no solamente pueden ser unas hojas verticales sino que, en ventanas o puertas muy altas, pueden subdividirse horizontal-mente, consiguiéndose así una gran variedad de combinaciones.
Las persianas venecianas se adaptan perfectamente a lugares que no exigen una gran intimidad. Sus colores claros han cedido el paso a una gama con gran riqueza de colorido.
Las cortinas arrugadas en nido de abeja se adaptan muy bien a un comedor siempre y cuando el tejido no sea muy sofisticado. El efecto del fruncido encaja muy bien con estancias de reducidas dimensiones en las que un juego de cortinas dobles resultaría demasiado recargado.

Categoría: Carpinteria  | Tags:  | Deja un comentario
Lunes, diciembre 03rd, 2012 | Author:

Una ventana cuidadosamente revestida atrae más la atención. Con un poco de imaginación, unas cortinas, unos visillos y unas persianas o celosías se puede transformar completamente una estancia.
El deseo de intimidad nos guía en la mayoría de casos a la hora de elegir los elementos de guarnecido de las ventanas de una sala de estar. Se suele pensar enseguida en cortinas; existen, sin embargo, muchas otras posibilidades: visillos, persianas, cortinados, pantallas, etc., que ofrecen diferentes ventajas y, en algunos casos, resultan más económicos, sobre todo cuando la ventana que se quiere recubrir es de gran tamaño.
Si se trata de una sala expuesta a las miradas del exterior, la mejor solución consiste en una combinación de pantalla y cortinas. Las persianas de librillo (fijas o graduables) dan buen resultado; se puede recurrir asimismo a la instalación de espejos o pantallas reflectantes. Estas últimas tienen la ventaja de permitir ver a través de ellas en tanto que los que están afuera solamente ven en ellas su propio reflejo.
Para construir una pantalla decorativa sin mucha inversión se puede utilizar una reja de madera para jardín pintándola con un color que haga juego con el conjunto. Este dispositivo deja penetrar la luz en gran parte, disimulando un exterior que carece de interés y contribuyendo al mismo tiempo a guardar la intimidad.

Si la intimidad no constituye ningún problema y se quiere sacar partido de la vista de que se dispone, las cortinas replegadas hacia arriba pueden constituir la solución ideal. Estas se manejan gracias a un juego de cordones que permite gran variedad de combinaciones. Cuando están replegadas arriba ofrecen el aspecto de un friso. Cuando están desplegadas presentan una superficie lisa con el decorado propio de la tela.
Si se trata de cubrir una gran superficie (por ejemplo, un ventanal panorámico) se pueden colocar dos o tres cortinas replegadas hacia arriba, todas de igual anchura, en lugar de una sola, que resultaría probablemente de difícil manejo.
Si se combinan las cortinas replegadas hacia arriba con un friso que haga juego con la tela empleada se logrará un efecto más rebuscado. De igual modo se conseguirá un gran efecto decorativo con unas caídas que guarden alguna relación con la tela, aunque se cambie de motivo o dibujo.
En una sala de estar, están prácticamente permitidas todas las formas de recubrir una ventana. Todo dependerá del efecto que se desea conseguir. El éxito dependerá en gran parte de la elección de las telas.

Si se siente predilección por los estampados con motivos vistosos se puede optar por las persianas enrollables, ya que de esta forma los tejidos ofrecen todo su dibujo al no estar encogidos por pliegues. Si se duda entre la elección de cortinas transparentes o bien opacas, vale más usar ambos cortinajes a la vez. La combinación resulta ideal cuando hay un radiador situado debajo del antepecho de la ventana. Con las cortinas espesas corridas se podrán evitar las corrientes de aire y conservar el calor.
Las cortinas de tambor suelen colocarse en el interior de las jambas de la ventana, quedando a la vista el marco de la misma. Si se desea, se podrá disimular éste mediante un friso y unas caídas; si se quiere resaltar, se podrán pintar las molduras con un color que contraste con el resto del conjunto.
Las persianas de madera tejida, realizadas con listoncillos muy finos entrelazados por un cordoncillo de algodón, tienen actualmente un gran éxito. Suele utilizarse madera de pino en su tono claro natural o bien pintada de color verde; armonizan muy bien con decoraciones de estilo moderno o rústico. Son de un coste relativamente módico. Incluso completamente bajadas, dejan filtrar una luz suave y agradable.

Martes, octubre 02nd, 2012 | Author:

Los niños adoran trepar y encaramarse. Por otra parte, este ejercicio es muy beneficioso para su desarrollo físico. La construcción propuesta en el plan de montaje ofrece un terreno propicio a la escalada, en el que pueden jugar sin peligro uno o varios niños bajo la mirada atenta de los mayores. Puede emplazarse en un jardín, aunque éste sea de dimensiones reducidas, y, además, puede desmontarse en menos de una hora en cuatro marcos independientes, si se desea guardarlo durante el invierno.
El conjunto es todo de madera y sus elementos básicos están constituidos por los cuatro marcos citados. Unos travesanos atornillados garantizan la estabilidad y cohesión de la construcción.
Todos los ensambles van encolados y atornillados con tirafondos o tornillos, por lo que resulta fácil la construcción. Por lo que se refiere a las herramientas, sólo se necesitan las principales de carpintería. Sin embargo, los barrotes que unen los montantes se alojan en agujeros ciegos o pasantes y, por lo tanto, se necesita una máquina capaz de perforar un diámetro de 30 mm, ya sea manual o eléctrica. Es indudable que con esta última, montada sobre una columna, se ahorrará tiempo y se realizará el trabajo con mayor precisión.
Siguiendo el plan propuesto, se cortan todas las piezas en longitud y luego se marcan referencias sobre ellas por medio de una letra o de un número para identificarlas sobre el plano. Se realizan los agujeros en los montantes, teniendo en cuenta que, en los exteriores, todos los alojamientos son ciegos (30 mm de profundidad). Por lo tanto, será muy cómodo disponer de una guia de profun didad en la columna o en la broca.
Se colocan los barrotes, preferiblemente de madera dura, ya que la estabilidad de la construcción quedará asi consolidada. Se encolan con un adhesivo apto para exteriores (a base de urea-for-maldehído). Seguidamente se colocan los travesanos superiores y los inferiores (de madera blanda de 75 x 25 mm) encolándolos y atornillándolos a los montantes.
Una vez realizados los cuatro marcos, se señalan y se taladran los agujeros para los barrotes, teniendo en cuenta los agujeros ciegos y los pasantes. Se realizan asimismo los taladros para los tornillos que aseguran los travesanos superiores e inferiores. Para realizar el ensamblado se introducen los barrotes a través de los marcos. Se colocan los travesanos superiores e inferiores y se fijan mediante tornillos. Para impedir que los barrotes giren, se bloquean introduciendo clavijas de poco diámetro (6 mm) en los agujeros a través de uno de los montantes y del barrote.
El conjunto está ya listo para su uso. Para desmontarlo bastará desatornillar los travesanos y sacar los barrotes.
Antes del montaje, conviene lijar las superficies, sobre todo las aristas, que se arromarán de un extremo al otro. Es aconsejable tratar la madera con un producto no tóxico. Pero también se podrá pintar o barnizar, recordando que, si se produce algún desportillado, la madera se hallará desprotegida. Si se opta por el tratamiento especial para maderas, hay que tener en cuenta que la operación deberá renovarse cada dos años.
Se añade una escalera de cuerda y un columpio confeccionado a partir de una cubierta de motocicleta. Se comprueba la solidez de todos los nudos. También se puede instalar una plataforma desmontable, como se muestra en la página siguiente, inmovilizándola entre dos barrotes paralelos; se podrá cambiar de sitio, si se desea. La estructura debe ser estable; por tanto, si el suelo es irregular, deberá reforzarse con postes.

Domingo, septiembre 30th, 2012 | Author:

Esta cajita de madera noble es de fácil realización y permite conservar recuerdos y pequeños objetos de valor. El marco es de caoba maciza y está ensamblado con colas de milano que le confieren una gran resistencia mecánica y elegancia al mismo tiempo. Su realización permitirá hacer prácticas en la ejecución de esta clase de ensambles.
Se empieza trazando y recortando sus cuatro lados. Se acaban las colas y las espigas antes de realizar el corte que separa la parte superior y la inferior para garantizar un perfecto ajuste.
Se encola el panel superior en el galce y se monta el panel inferior, según indica la ilustración (o bien se encaja, si se desea obtener un acabado más elaborado). Se colocan las bisagras y una cerradura. Después sólo habrá que proceder a realizar un lijado general y a aplicar un tratamiento para obtener una superficie brillante.

Viernes, septiembre 28th, 2012 | Author:

Existe en el comercio una gran diversidad de dispositivos previstos para ser adaptados a las máquinas universales (taladradoras eléctricas) que permiten a los bricoladores realizar las colas de milano en pocos segundos. Para conseguir un trabajo perfecto hay que prestar mucha aten- ción a la posición de las tablas y tener cierta experiencia. Dado que los dispositivos existentes son muy diferentes, es imprescindible seguir las instrucciones de los fabricantes. Conviene tener en cuenta que, tratándose de ensambles realizados a máquina, las superficies quedan redondeadas en uno de los lados mientras que en el otro lado se hallan a escuadra. Debido a esto, los ensambles aparentes realizados a máquina tienen un aspecto menos estético que los semi-cubiertos o totalmente ocultos. Otro punto importante: en un ensamble de colas de milano hecho a máquina, las colas y las espigas tienen las mismas dimensiones y las piezas macho y las piezas hembras están invertidas.

Miércoles, septiembre 26th, 2012 | Author:

Es el método que se suele utilizar para laterales de cajones y en todos aquellos casos en que las espigas deben quedar ocultas en una de las caras. Los ensambles con espigas semicubiertas se trazan y se recortan del mismo modo que un ensamble aparente. Las únicas diferencias son las siguientes: en primer lugar, no debe dejarse ningún margen en la medida de las colas (tabla hembra). Cuando se hayan labrado las colas, se marca su grosor pleno sólo en la cara interna de la tabla que debe alojar las espigas (tabla macho). Se emplea un gramil para marcar la profundidad de las espigas así como la longitud de las colas. Respecto al recubrimiento, se suele dejar una cuarta parte del grosor de la tabla macho. Se recortan las colas como en el ensamble anterior. Para trazar las espigas se presenta la tabla frente a las colas en el trazo que delimite el recubrimiento.
La principal diferencia entre ambos tipos de ensamble reside en el labrado de las espigas; hay que manipular mucho más con el formón en este tipo de semi-cubrimiento, ya que no se puede hacer una entalla neta. En primer lugar, se sujeta la tabla verticalmente en el tornillo de banco y luego, con un serrucho de costilla, se realizan los dos cortes, vaciando los ángulos con el formón. Después se coloca fijamente la tabla sobre el banco y, mediante un trozo de cinta adhesiva, se marca la profundidad de la entalla en el formón (debe ser igual a la longitud de las colas menos 0,5 mm).
Manteniendo el formón casi verticalmente y trabajando hacia atrás a partir del borde exterior en dirección al rebajo de las espigas, se van eliminando los trozos de madera hasta lograr la profundidad deseada con un solo golpe de formón. Se gira el formón hasta casi 90° y se limpia el fondo de la entalla.
Finalmente, se procede a realizar el encolado y el apretado como se ha dicho antes.