Archivo para la Categoría » Lijadoras «

Domingo, mayo 20th, 2012 | Author:

Al retirar el óxido o la pintura en zonas de difícil acceso de un objeto de metal, la mejor técnica consiste en aplicar una gruesa capa de decapante químico para metales con una brocha vieja y dejar que actúe el tiempo recomendado por el fabricante en la lata o bote del producto. Hay que procurar no excederse para que el decapante no dañe el propio metal y tan sólo actúe sobre la pintura que se quiera retirar. Una vez se haya ablandado la pintura, habrá que utilizar un cepillo de dientes para acceder a las partes más difíciles y eliminar el resto de decapante con un cepillo de un mayor tamaño.

Viernes, mayo 18th, 2012 | Author:

Cuando se trata de lijar y rascar la madera se puede realizar con herramientas manuales como espátulas, rasquetas o lijas. Si optas por la lija, emplea diferentes gruesos de papel; cuanto mayor sea el espesor de la pintura, más gruesa será la lija con que se empiece a trabajar. A menos ceros (0), más grueso es el grano de la lija.

Domingo, mayo 13th, 2012 | Author:

Hemos dicho que cuando se quiere trabajar una superficie de madera que tiene barnices o pinturas viejas, éstas se retiran con un decapante químico aplicado con brocha y retirado con una espátula. Pero hay recovecos y zonas complicadas de acceder. En esos casos, saca punta a un palo de madera y podrás así eliminar el decapante y la vieja pintura incrustada en los resquicios, hendiduras y molduras. A continuación, pasa lanilla de acero (úsala con guantes) y retira el polvillo con un buen cepillo: ¡ojo!, es fundamental que no quede ni rastro de esta lanilla porque con el paso del tiempo puede oxidarse.

Sábado, mayo 12th, 2012 | Author:

Los decapantes químicos no pueden disolver las capas antiguas de barniz o pintura, pero permiten ablandarlas, lo que facilita enormemente el trabajo que supone eliminarlas. Utiliza unos guantes para protegerte las manos y usa una brocha para extender bien el producto sobre la superficie que vamos a decapar. Deja que los químicos intervengan tal y como se detalle en las instrucciones, pero vuelve a aplicar una segunda capa generosa de decapante, y esta vez coge el estropajo y empápalo con el desengrasante, limpiando la superficie. Luego seca con una bayeta.

Viernes, mayo 11th, 2012 | Author:

Las rasquetas y espátulas se suelen emplear sólo sobre superficies planas. Se debe trabajar siempre con mucha minuciosidad, lo más paralelo a la superficie para evitar daños en la madera. Conviene que las cuchillas de las rasquetas estén bien afiladas y sin muescas o roturas que dejen mellada la superficie.

Jueves, mayo 10th, 2012 | Author:

La lijadora es otra herramienta muy práctica a la hora de retirar viejos acabados, pero se deben seguir unas pautas para lograr un buen resultado. Se trabaja aplicando un papel de lija de grano grueso y luego uno fino y siempre siguiendo el sentido de las vetas. Pero sobre todo hay que moverlas continuamente, ya que si permanecen en un mismo punto demasiado tiempo, pueden dejar marcas profundas o “socavones” en la superficie difícilmente reparables. Esto no sólo ocurre con las orbitales y las de banda, ya que en el caso de las lijadoras delta, si se mantienen en la misma posición bastante rato, también dejan marcas.

Viernes, noviembre 11th, 2011 | Author:

Lijadoras de banda: estas herramientas, menos conocidas y empleadas que sus hermanas las orbitales, pueden resultarnos muy útiles. El mecanismo se basa en una banda de lija con soporte de tela que gira a gran velocidad. Lijan muy rápido y muy profundamente, así que hay que manejarlas siempre con mucho cuidado, ya que pueden ahuecar una superficie de madera en muy poco tiempo.

Son recomendables para trabajos con maderas duras y bastas, sobre todo en grandes superficies: para lijar parqué o tarima, a la hora de decapar vigas de madera… Puedes emplearlas asimismo para eliminar pintura (cuando la capa es muy gruesa). Colocadas de manera estacionaria (en un banco de trabajo), dejan las manos libres para pulir y redondear piezas pequeñas de madera, metal, etc.

Miércoles, septiembre 14th, 2011 | Author:

Lijar: llena con pasta de madera los huecos de las cabezas de los tornillos situados en los cantos de las patas y en los cantos de la balda. Bota y llena también las cabezas de los clavos de cabeza perdida colocados en los paneles de okume. Lija y alisa la pasta con lija de grano 80-100. También se deben alisar e igualar los paneles y los listones de los cantos con lija de grano medio a grueso. Cantea todos los cantos de delante, de detrás y de los dos laterales con cinta de cantear ancha. Limpia el sobrante con una lima plana y lija.

Jueves, junio 09th, 2011 | Author:

Algunas lijadoras tienen accesorios para convertirlas en estacionarias; es decir, inmovilizarlas en el banco de trabajo para poder pasar las piezas sobre la lija en movimiento. Esto resulta muy práctico para lijar objetos pequeños y con formas complicadas que son difíciles de sujetar. En la foto 1 vemos un accesorio de la misma marca que la lijadora, y que se comercializa unicamente para ese modelo. En la foto 2, un sistema casero que cumple la misma función con cualquier lijadora.

Miércoles, junio 08th, 2011 | Author:

Antes de que existieran las lijadoras, los discos de lija para taladro hacían su función. El problema era que estropeaban la veta de la madera. Pero aún son válidos para desbastar superfícies o tratar otros materiales. Las lijadoras orbitales están disponibles en muchos tamaños. La mayoría lleva una bolsa para recoger el polvo, que se aspira a través de los agujeros de la base. Lijan con un movimiento de vibración a favor de la veta. Un modelo similar, de tamafío más grande. El sistema de absorción de polvo puede acoplarse también a una aspiradora mediante un accesorio adaptador. En este caso se está lijando un techo de yeso laminado. Las lijadoras de banda son muy prácticas.

Utilizan bandas de lija con base de tela, que duran mucho más y lijan a fondo. No rayan la veta, aunque pueden ahuecar las superfícies debido a su potencia. Las bandas de lija son muy fáciles de cambiar: hay que aflojar una palanca, sacar la banda y colocar la nueva. Presta atención a las flechas impresas en la máquina y el reverso de la banda: deben ir en la misma dirección. Las lijadoras delta son el último lanzamiento, aunque ya llevan unos años en el mercado. Su extremo puntiagudo alcanza a todos aquellos rincones que normalmente son inaccesibles para las otras máquinas.