Archivo para la Categoría » Mantenimiento Madera «

Domingo, noviembre 21st, 2010 | Author:

En la construcción moderna, la lucha por el aprovechamiento ventajoso del espacio, los metales y los plásticos han desplazado a la madera. Puertas, ventanas, persianas, y una variedad de enseres , útiles y muebles de la construcción y del hogar en sí que tradicionalmente fueron de la más noble y cálida madera, se ven hoy reemplazados por metales como el aluminio y el hierro o plásticos como el vinilo, polivinilo, metacrilato y otros. Juega en contra de la madera la lentitud del crecimiento de los bosques maderables, el requerimiento de una mano de obra más lenta para su procesado y dos factores que son propios del material: el sufrir y acusar los efectos de la humedad y ocupar un volumen mayor para lograr la misma resistencia que se logra ocupando menos espacio con otros materiales.

A modo de ejemplo: en un edificio moderno se logra un 20% más de iluminación natural usando marquetería exterior de hierro. Y por otra parte, los cuidados del metal a la intemperie, son menores que los que solicita la madera. Pero pese a estas desventajas, nada puede compensarnos la gratificación de acariciar un buen marco barnizado, de recostamos en un respaldo cálido de madera lustrada o laqueada o sentirnos envueltos en el abrazo que nos brinda el viejo sillón. Y cómo huele! A veces, pasar al interior de una carpintería o al cepillar una tabla es como internarse en un bosque.

Lunes, septiembre 27th, 2010 | Author:

Como alternativa se puede utilizar piedra pomez o polvos de la misma, con lo que se conseguirá un pulimento muy fino. Ahora bien, estos productos no siempre pueden hallarse fácilmente en el mercado. En las maderas muy blandas se corre el riesgo de embotar el papel abrasivo con el polvillo originado por el lijado. Este polvillo, además de impedir la buena acción del abrasivo, al acumularse en grumos irregulares puede hacer que se marquen huellas en la superficie de madera.

El abrasivo se limpia frecuentemente con un cepillo, o bien pasándolo varias veces contra una arista (con los granos hacia afuera). En las tiendas se hallan también abrasivos especiales que no se embotan fácilmente por tener los granos más espaciados. No hay que mojar nunca el papel de lija y operar siempre sobre madera seca.

Domingo, septiembre 26th, 2010 | Author:

Cuando se ha llevado a cabo el lijado hay que pasar a las fases complementarias de pulido. Esto tiene un valor muy efectivo cuando la madera que se trabaja posee bastante dureza. En tal caso la superficie se remata con acabados sumamente finos. En caso contrario el lijado no apollará ningún perfeccionamiento al anterior trabajo. La primera operación que hay que llevar a cabo es proceder a una esmerada limpieza de la superficie, eliminando cualquier resto de polvo mediante un pincel seco o un paño ligeramente humedecido. Pasar delicada pero reiteradamente sobre la madera el estropajo de acero de tipo extrafino (de la misma clase que se utiliza para limpiar los pucheros). El accionamiento debe realizarse siempre en dirección de la veta y no hay que apretar demasiado.

Sábado, septiembre 25th, 2010 | Author:

Como lijar si el polvillo se acumula sobre la superficie que se pule, se tendrá que ir eliminando con un trapo húmedo. Pero aguardar un poco antes de volver a operar para permitir que la superficie se halle de nuevo seca. No hay que actuar nunca transversalmente al veteado de la madera ya que ello ocasionaría rayas muy visibles en la misma. En los sitios con curvados cerrados, entrantes, o en los que resulta difícil penetrar, es muy práctica la denominada lima eléctrica, versión especial de lijadora de cinta muy estrecha y alargada. Hay que operar con ella con mucha atención ya que arranca muy pronto el material y se corre el riesgo de modificar el perfil del objeto.

Viernes, septiembre 24th, 2010 | Author:

Cuando se trabaja sobre superficies planas y amplias el abrasivo debe acoplarse a un soporte especial para que se mantenga bien extendido. Un simple taco de madera blanda envuelto con los abrasivos servirán a tal fin. El soporte se hace deslizar a lo largo de las fibras de la madera con movimientos regulares y procurando ejercer siempre una presión constante.

Después de haber actuado con un abrasivo de grano basto (del 40 al 100) se pasa a otro más fino para conseguir un mejor lijado de la madera, ya que es suficiente el propio peso para hacer un buen trabajo. Para poder trabajar sin esparcir alrededor el polvillo y evitando el respirarlo, se puede utilizar una fijadora orbital dotada con un dispositivo de aspiración que acumula los residuos en una bolsa acoplada a la máquina.

Jueves, septiembre 23rd, 2010 | Author:

En la definición genérica de lija se incluyen diversos tipos de abrasivo encolados sobre un soporte de papel y cuyo grado de acabado se indica con un número progresivo (desde 40 hasta 400 para abrasivos de tipo normal). A números más bajos corresponden granulaciones más bastas y, por tanto, menos finas. Como materiales abrasivos se utilizan granos de vidrio, esmeril o granate, carborundo, corindón, piedra pómez, etc. El papel de lijado puede usarse manualmente o aplicándolo a accesorios de la máquina universal o también a máquinas integrales solamente empleadas con dicho fin.

Miércoles, septiembre 22nd, 2010 | Author:

Pero antes de proceder al lijado es conveniente eliminar de la madera los restos de resina que pudieran quedar en ella. Emplear para ello un trapo empapado con esencia de trementina, ya que la presencia de resina compromete la lijadora orbital y encrasa rápidamente el abrasivo. Para eliminar partes importantes de madera y conseguir un buen acabado se puede utilizar el cepillo o un Surform. Estos instrumentos son muy útiles, pero antes de proceder a su empleo conviene hacer algo de práctica. Para conseguir rebajar una cantidad importante de material también resulta útil el empleo de una herramienta especial consistente en un rodillo de hojas abrasivas accionado por la máquina universal, o bien un cilindro recubierto con lija.

Martes, septiembre 21st, 2010 | Author:

Después de haber efectuado cortes rectilíneos o curvados con una sierra, la acción más basta que se puede llevar a cabo consiste en el planeado o recortado ulterior por medio de una escofina. La acción de esta herramienta es particularmente eficaz en los bordes o sobre zonas de reducida extensión. En zonas planas de mayor dimensión una intervención de regruesado debe realizarse con un abrasivo empleado con el soporte de un disco blando, incorporado como accesorio de la máquina universal.

El disco tiene que ser usado con mucho cuidado, ya que podría arrancar mucho material en función de la presión que se ejerza sobre dicho disco. Conviene actuar durante un breve tiempo con el disco, pasando luego a otros medios más delicados que no puedan ocasionar deformaciones.

Miércoles, septiembre 15th, 2010 | Author:

Después de haber aserrado y moldurado la madera con las herramientas adecuadas para cortar y fresar, es necesario lijar y acabar la superficie de la madera preparándola para ulteriores tratamientos superficiales. Un objeto de madera construido por uno mismo, ya sea antes de proceder a su ensamblado o bien después, requiere normalmente un acabado superficial que elimine cualquier irregularidad a la vez que se prepara para un tratamiento superficial posterior de barnizado o pintado. El grado de acabado de un objeto puede ser muy diverso en función de la clase de madera empleada y de la técnica de pulido que se utilice.

En general puede valer la regla según la cual el acabado resultará tanto más fino cuanto más delicada sea la acción del abrasivo utilizado. Pero no se puede obtener una superficie lisa y agradable al tacto trabajándola sólo con un abrasivo fino a partir de la madera en bruto. Para lograrlo hay que proceder de manera progresiva con intervenciones diferenciadas.