Archivo para la Categoría » Mesas Madera «

Martes, marzo 12th, 2013 | Author:

MATERIALES.
✓ Lija.
✓ Cola.
✓ Tenazas.
✓ Serrucho.
✓ Cinta métrica.
✓ Martillo.
✓ Madera.
✓ Clavos.
✓ Pinturas: azul, verde y amarilla.
✓ Brocha.
✓ Pincel.

En esta ocasión, hemos ido más allá, puesto que no nos hemos limitado a reparar una vieja mesita de luz sino que, además, le hemos dado una utilidad distinta. Con un toque aquí y un oportuno detalle allá, ha quedado convertida en una práctica mesa de teléfono.

PRIMEROS PASOS.
Si ya hemos pensamos en cómo diseñar el nuevo mueble, empezaremos a quitar todas aquellas piezas que ya no nos serán útiles. Así, eliminaremos la moldura del respaldo superior, la puerta, la cerradura y las’guías del cajón. Hay que tener mucho cuidado con los clavos que sujetan estas partes, porque lo más probable es que estén bastante oxidados. Lastimarnos con ellos supondría tener que acudir inmediatamente a darnos la antitetánica. Por eso, mientras estemos desclavando, aconsejamos usar guantes protectores.
Para tapar los orificios dejados por estos clavos, aplicaremos una pasta hecha con aserrín y cola blanca. A continuación, lijaremos toda la pieza para quitar el barniz. Se puede hacer con papel de lija, pero llevaría mucho tiempo. Lo mejor, es recurrir a una máquina eléctrica. Si no disponemos de lijadora, probablemente contemos con un taladro. Entonces, bastará con acudir a una ferretería y comprar un disco de lija y el correspondiente plato de goma. Por muy poco dinero tendremos una completa lijadora. Eliminado el barniz, llega la hora de derrochar la imaginación, y dar a la futura mesa de teléfono el aspecto que más nos agrade.

NUESTRA PROPUESTA.
La idea que nosotros llevamos a la práctica se ha basado, sobre todo en la creación de un mueble que contenga todo lo relacionado con el teléfono, desde cualquier tipo de agendas y guías, hasta un espacio para notas y lapiceras. Por eso, para dotar de una cierta independencia a cada objeto, hemos dividido en dos partes el hueco de la antigua mesita mediante una estantería. De forma que las pesadas guías enviadas por las Telefónicas se coloquen en la base, y las agendas particulares de cada miembro de la casa en el improvisado estante. Conviene que éste sea de una madera ligera, puesto que la estructura de la mesita no está preparada para soportar mucho peso. Para colocarlo, bastará con clavar unos tacos de madera en los listones verticales y apoyar sobre ellos la tabla. Esta tendrá las mismas dimensiones que el hueco, y sus esquinas serán modeladas según el diseño de la estructura. La nuestra, por ejemplo, se comunica con el interior, de ahí que tengamos que recortar los bordes. Respecto al color, habrá que considerar la decoración del resto del mobiliario. Pero si la vamos a colocar en un espacio aislado, convendrá llenarla de luminosidad atreviéndonos con tonos desenfadados.
Nosotros hemos dado una capa de azul claro sobre la superficie lijada a modo de base y, una vez seca, la hemos cubierto con otro azul más oscuro. Así, cuando pasemos a trazar las vetas, aparecerá un agradable contraste, potenciando aún más los colores. Si la madera que vamos a tratar presenta muchas irregularidades, antes de aplicar la pintura, será conveniente dar una mano de base. Las vetas las hemos hecho con un peine veteador, el cual se puede comprar en pinturerías, o bien crearlo nosotros cortando en zigzag los bordes de un cartón. Lo bueno de usar el que venden ya realizado, es que además de las vetas, permite dibujar también nudos. Lo único que hay que hacer es extender la pintura con una brocha y resbalar sobre ella el utensilio, de manera que si sólo lo deslizamos obtendremos velas, y si lo desviamos como quien quita algo, saldrán nudos.
Sin embargo, para no recargar la pieza, tanto en los listones de la estructura, como en el estante interior, en las patas y en el borde superior hemos, preferido recurrir a la pintura lisa, pero de la misma tonalidad que la última capa. Esto hará, además, que el mueble parezca más robusto y resistente.

SORPRESA FINAL.
Por cierto, la mesita, ¿no tenía un cajón? ¡Ni se te ocurra tirarlo! Por muy pequeño que parezca, prueba a colgarlo horizontalmcnte y te sorprenderás de toda la utilidad que aún te puede aportar como repisa. Antes que nada, habrá que tapar las canaletas que tiene en los costados por donde, anteriormente, corrían las guías. Para esto, bastará cualquier tira de madera que te haya sobrado de otro trabajo. Si las que encuentras no quedan exactas, habrá que cortar y lijar hasta que se acoplen sin problemas, y formen con los laterales una superficie completamente lisa. Entonces, se puede encolar.
Con el propósito de aprovechar todo el espacio, también le hemos colocado un pequeño estante. Clavaremos dos tiras en los costados, y sobre ellas la madera que hará de estante. Por último, hemos fijado una tablita horizontal para embellecer el frontal, cuyos bordes han de estar bien lijados para que no desluzca el resultado final. El proceso de pintado será el mismo que anteriormente, primero azul claro y encima azul oscuro. Los costados, la balda y el embellecedor serán lisos, y el fondo, veteado.

EL CONJUNTO.
Así, de una mesita de luz totalmente desvencijada, han nacido dos piezas más para nuestro mobiliario prácticamente nuevas. Probemos a colgar la diminuta estantería sobre la mesa, y veremos el maravilloso conjunto que hemos logrado. Armonía que aumentará si adornamos el frontal de la estantería de la mesita con una tira, al igual que se hizo con el cajón, y pintamos en ambas algún motivo. Ahora, ya sólo queda disfrutar de la comodidad y las ventajas que tiene saber que, al lado del teléfono, siempre tiene que haber lápiz y papel.

Categoría: Mesas Madera  | Tags:  | Deja un comentario
Jueves, mayo 03rd, 2012 | Author:

Muebles La Fábrica presenta para esta temporada una colección de mobiliario de diseño atractivo y funcional, que añade la particularidad de ser apilable o escamoteable, con lo que se reduce el espacio necesario para su ubicación.

Mesas nido modelo Smad.
Medidas: 50 x 55 x 50 cm. Realizadas en estructura metálica de color gris y encimera con faldón de madera de zebrano.

Sillas apilables modelo Splast.
Construidas en cstrucnira de acero cromado matizado. Asiento y respaldo ergonómico, realizados en polipropileno, y acabados en distintos colores: verde pistacho, gris, blanco o negro.

Jueves, febrero 23rd, 2012 | Author:

La esponja natural es la mejor manera de aplicar el tinte con uniformidad. Sus fibras apretadas evitan las huellas, los desniveles y las desigualdades. Escúrrela bien para evitar que esté demasiado empapada; este producto dejará la superficie de un tono uniforme y le aportará profundidad y un bello color nogal oscuro. La siguiente (y última) capa se realiza aplicando cera para madera con borra de algodón; así evitarás que queden huellas. Frota con fuerza para calentar la superficie y que el producto se extienda con mayor facilidad. Deja secar la cera durante una hora, sácale brillo con un cepillo y aplica otra capa. Vuelve a pulirla transcurridas 24 horas.

Miércoles, febrero 22nd, 2012 | Author:

Hemos decidido eliminar las partes deterioradas del chapado, ya que el mueble no es tan valioso, como para conservarse. Las partes en buen estado que se despeguen deben volver a fijarse con cola de conejo (cola animal) caliente, presionando con el martillo de chapar. La nueva hoja de madera se pega igual; debe ser de la misma especie (en este caso, nogal) que la original. El color no es tan importante. Después de eliminar los restos de cola, acuchillar la superficie y retocar los bordes con la gubia, un ligero pulido con lija n° 240 en el sentido de la veta dejará lista la superficie para recibir el acabado. Entonces será el momento de volver a colocar y encolar la encimera sobre las patas. Sigue antentamente los pasos indicados para obtener un resultado perfecto.

Martes, febrero 21st, 2012 | Author:

Desmontar: observa detenidamente las uniones para ver de qué tipo son y si se han reforzado con tornillos o clavos (que tendrás que retirar). El tablero, fijado por cuñas de madera triangulares, será muy fácil de quitar cuando se hayan retirado las cuñas. Las juntas se limpian con una lima y un raspador para que la cola nueva agarre bien. Después, tras untar generosamente con cola cada espiga y su correspondiente mortaja, los laterales de la mesa se montan cada uno por su lado. Los dos grandes travesanos se colocan posteriormente para reconstituir la estructura general.

Lunes, febrero 20th, 2012 | Author:

La cola animal, que se trabajaba en caliente mezclada con agua, era el adhesivo más empleado antiguamente en la construcción de muebles; hoy día ha sido sustituida por las colas de PVC, de contacto o de dos componentes, que resultan mucho más cómodas y eficaces. Para eliminar los restos, lo mejor es inyectar en las juntas alcohol desnaturalizado con la ayuda de una jeringuilla. Deja que el alcohol haga efecto y ve moviendo la pieza con cuidado. Inyecta más alcohol si es necesario hasta conseguir desensamblar las partes; retira todos los restos de adhesivo de la junta antes de volver a pegar la unión.

Domingo, febrero 19th, 2012 | Author:

Restaurar una mesa: esta bonita mesa de patas torneadas, al más puro estilo Luis XV, fue construida en la segunda mitad del siglo XIX. Además de presentar marcas evidentes en el tablero, muestra claras señas de haber sido intervenida en al menos una ocasión: el lijado al que fue sometida hizo que desapareciera parte del chapado de la encimera. Las patas, por su parte, estaban completamente despegadas, pero ninguna junta estaba dañada; bastó con desmontarlas y volver a pegarlas para que recobren la solidez de antaño. En cuanto al barniz, estaba muy deteriorado; al eliminarlo pudimos comprobar que la madera de la estructura era haya maciza, y el chapado, nogal claro.

Jueves, febrero 02nd, 2012 | Author:

Mesa deslizante: nosotros hemos calculado la altura de la mesa basándonos en una encimera de cocina de 90 cm de alto. Si la encimera de tu cocina no se ajusta a esa altura, tendrás que calcular las medidas para que la mesa quede a nivel. Pide que te corten las piezas a la medida en el centro de bricolaje. Con la fresadora de ranuras, practica las ranuras para introducir las galletas de unión, después de haber marcado su posición en la testa de la pata y la cara inferior de la encimera. Pasa la fresadora (o la lija de grano medio con el taco) con la fresa de redondear por todos los cantos vistos. Lija también todas las superficies hasta que estén suaves y lisas.

A continuación, une las dos piezas con el adhesivo de montaje y las galletas de unión, y deja el conjunto bajo presión durante 24 horas (no olvides comprobar perfectamente la escuadra). Retira el exceso de adhesivo con un paño húmedo. Lija de nuevo la superficie, esta vez con lija de grano fino, y retira el polvo con una aspiradora y un trapo humedecido en aguarrás. Da una mano de tapaporos, líjalo otra vez y aplica dos capas de barniz antihumedad; lija también entre mano y mano para que quede un acabado fino. También puedes aplicar dos manos de aceite específico para maderas de exterior o para encimeras de cocina. Termina atornillando las dos ruedas en el canto inferior de la pata.

Miércoles, febrero 01st, 2012 | Author:

Mesa con banco: así es esta divertida mesa, especialmente pensada para cocinas reducidas a la mínima expresión. Cuando no la estés usando, la puedes dejar recogida sobre el banco que va a juego; y cuando necesites ampliar el espacio para comer, bastará con tirar de ella y deslizaría por el perfil metálico colocado bajo la encimera. El banco apoyado en la pared está construido a juego con la mesa. El material con el que se ha construido este conjunto de muebles, la madera maciza, queda perfecto en casi cualquier ambiente. Como puedes ver, nosotros hemos colocado un cojín encima del banco y otro de respaldo, para que sea más cómodo; hazlos tú mismo o cómpralos. En este caso, el acabado que se le va a aplicar a la madera es muy importante, ya que la cocina es una estancia sometida a la acción de la humedad y a constantes limpiezas. Tendrás que aplicar dos manos de algún producto específico para conseguir que la superficie se mantenga en buen estado durante mucho tiempo.

Martes, enero 31st, 2012 | Author:

Ensamblar muebles: señala la ubicación de los agujeros en los que encajarás la varilla roscada de la barra reposapiés (en la mesa). Taladra dos agujeros pasantes de 8 mm de diámetro. Después, corta a la medida el tubo con la sierra de arco, lima los cortes y sierra también la varilla roscada. Corta dos cilindros cortos de la barra de madera, colócalos bajo el taladro fijado en el soporte de columna y hazles un agujero pasante en el centro de 8 mm de diámetro.  Coloca las dos patas de canto sobre una superficie plana e inserta la varilla roscada por una de ellas (pide ayuda para realizar esta operación); fíjala por el exterior de la pata con la arandela y la tuerca. Inserta un cilindro de madera en la varilla y mete también el tubo, encajándolo en el cilindro.

Cierra el tubo por el lado contrario con el otro cilindro, inserta la varilla en el agujero de la otra pata y fíjala con la tuerca y la arandela restantes. Termina de montar la mesa encolando las piezas con el adhesivo de montaje, las galletas y los sargentos. Deja secar el conjunto durante 24 horas, comprobando la escuadra mientras el adhesivo está aún fresco; por último, atornilla las ruedas a los cantos inferiores de las patas, ya canteados. Los estantes (mira el dibujo bajo este texto) se ensamblan siguiendo el mismo método utilizado para montar la mesa. Procura que queden bien atornillados a la pared y no coloques demasiado peso sobre ellos.