Archivo para la Categoría » Plomeria «

Miércoles, mayo 01st, 2013 | Author:

Con el ánimo que inspira toda la revista: hágalo Ud. mismo y fácilmente, proponemos:

Paso 1.
Cierre la llave de paso tanto de fría como de caliente.
Desarme la mezcladora de pared quitando primero el indicador F o C. Saque el tornillo que fija el volante y tire hacia Ud. con fuerza pareja. Puede estar oxidado y resistirse pero hágalo oscilar sobre el vastago hasta que despegue.

Paso 2.
Abrir la llave de paso de agua fría y comprobar que el agua no pasa de un lado al otro. Se puede tapar con la palma de la mano o bien roscando el cuerpo de la válvula vieja en el agujero correspondiente. Tampoco debe gotear por la tapa que se acaba de colocar en el centro.
A partir de ahora, la mezcla se producirá por fuera de la pared. En este caso, la canilla es de una sola pieza y tiene un conducto interior que desemboca en el pico. Si lo logró vaya al paso 6.

Paso 3.
En el supuesto de que los pasos 2 y 3 no brinden los resultados que deseamos habrá que cortar y taponar con soldadura de estaño el conducto mezclador. Se romperá sólo un azulejo y ahuecando la pared en torno al caño central se llega al mismo.
Con una amoladora y un disco para corte de metales se trabaja más rápido. El resultado será el mismo con una sierrita de mano. El latón se corta muy bien con una hoja de 18 -24 dientes.

Paso 4.
Lijar, limpiar con estearina y estañar con estaño del 50%. Colocar un trozo de plomo a modo de tapón para que contenga la soldadura y soldar con estaño del 33%.
Esta operación debe hacerse en ambos extremos y no requiere conocimientos especiales para hacerla bien. El manejo del calor es lo más importante: si falta no pegará y si sobra escapará el estaño.

Paso 5.
Como la canilla nueva no coincidirá exactamente con los agujeros de la anterior los brazos adaptadores, enlaces excéntricos que permiten ajustar a nivel y también la separación.
Se arma todo provisoriamente y sin apretar demasiado porque luego habrá que desarmar para tapar antes el hueco en la pared y colocar el azulejo faltante. Para esto puede utilizar mezcla de albañilería (Revoque grueso) y también, pero menos aconsejable, yeso. Deje un centímetro de profundidad para el azulejo de repuesto y el pegamento.

Paso 6.
Rearme el conjunto poniendo los brazos excéntricos,universales con dos o tres vueltas de teflón y ajúsfelos convenientemente respetando la medida del ancho de la canilla, la altura defintiva y la nivelación., de lo contrario la canilla quedará más alta de un lado que del otro.
Colocar las campanas embellecedoras a mano, sin usar herramientas y protegiéndolas con un trapo limpio.
Observar la presencia de las juntas de goma que van entre la canilla y el brazo de movimientos universales. Deben quedar planas dentro del alojamiento de la tuerca.

Paso 7.
Coloque las dos tuercas a mano y llévelas hasta que sienta la compresión de la junta.
Ajuste las tuercas con una llave a medida sujetando con otra al brazo universal para que no gire y se mueva del sitio ya establecido. El ajuste será el suficiente como para que no haya pérdidas.Un error frecuente es apretar con demasiada fuerza. Esto suele estropear las juntas.

Conclusión:
Tiene ahora una canilla nueva que aguantará muchos años con la ventaja de que el cambio puede hacerse sin romper nada y que en el supuesto de tener una pérdida, estará a la vista.
Hay distintos modelos y marcas de grifería que han adoptado el sistema de brazos adaptadores. Hasta pueden conseguirse sueltos para modelos que no lo traen. Una buena casa de sanitarios podrá informarle.
Las mezcladoras exteriores de pared pueden utilizarse en cocinas y también para reemplazar a las de ducha en el baño.

Categoría: Plomeria  | Tags:  | Deja un comentario
Lunes, abril 29th, 2013 | Author:

La tendencia a facilitar las reparaciones se puede observar en el caso de las llaves mezcladoras, sean para baño o cocina. En un principio se utilizaron llaves que realizaban la mezcla fría- caliente con el mecanismo embutido en la pared. (Mezcladoras de pared). Después con la simplificación que significó contar con los flexibles de distintas medidas y roscas universales, en lavatorios y piletas de cocina se fueron imponiendo las mezcladoras de mesada.

Ventajas.
El sistema de mezclado es idéntico en ambos casos: dos llaves independientes unidas por un tubo con una salida al exterior. Al abrir la llave derecha, saldrá agua fría. Si se abre la izquierda, caliente. Al abrir las dos, las aguas se juntan y conforme se regulen saldrá con más o menos temperatura. Cuando se produce un desgaste excesivo o una rotura del asiento de la válvula (mucha presión al cerrar o formación de dientes por oxidación) y no sea posible rectificarlos o cambiarlos habrá que reemplazar la llave entera. También en el caso de querer cambiar de modelo poniéndolo a juego con el resto de la grifería.
Es evidente que en el caso de la mezcladora de pared habrá que romper azulejos, abrir un buen boquete, desatornillar las entradas de fría y caliente para después de quitar la canilla, desoldar las tuercas y soldar codos terminales de 1/2″, con rosca hembra. Estos tendrán que quedar a ras del azulejado.

Categoría: Plomeria  | Tags:  | Deja un comentario
Sábado, noviembre 17th, 2012 | Author:

Los grifos mezcladores suelen estar dotados generalmente de una boquilla girable. Es posible que con el tiempo se produzcan pérdidas en la base de esta boquilla debido al desgaste.
Si se trata de operar solamente en la boquilla no es necesario cerrar la entrada general de agua. Se saca en primer lugar la especie de copela situada en la base de la boquilla, la cual suele estar acoplada mediante atornillado directo o con una tuerca complementaria.
Alrededor de la boquilla y en la base se halla un clip de cierre. Se saca con unos alicates y se retira la boquilla.
Se eliminan las juntas gastadas y se sustituyen por otras nuevas procurando que no se deformen al envolver la base de la boquilla para evitar problemas en el remontaje.
Si se tiene que realizar alguna reparación en el asiento de la zapatilla en el interior del grifo (por ejemplo, cuando se ha cambiado ésta y continúa goteando el grifo) resultará más eficaz usar un elemento doble de material plástico elástico. La parte que hace las veces de asiento se deposita en el cuerpo interior del grifo y la zapatilla en su base. Se aprieta firmemente para que encajen las piezas y luego se afloja ligeramente.

Categoría: Plomeria  | Tags:  | Deja un comentario
Jueves, noviembre 15th, 2012 | Author:

Hay grifos provistos de una cabeza de latón que carecen de prensaestopas. Este se halla reemplazado por un clip de cierre que garantiza la posición del vastago en la cabeza. La estanqueidad queda garantizada por dos o más juntas tóricas que se tendrán que reemplazar si están gastadas. Se seguirán las instrucciones descritas anteriormente para sacar la manija. Se saca el clip; el vastago sale entonces libremente y se procede a cambiar las juntas tóricas.

Categoría: Plomeria  | Tags:  | Deja un comentario
Martes, noviembre 13th, 2012 | Author:

Las fugas se deben otras veces a pérdidas de estanqueidad de los elementos que constituyen el grifo, bien porque los tornillos se han aflojado o bien debido al deterioro de las juntas o estopadas entre elementos roscados. Estos problemas eran más corrientes en los grifos antiguos. Los modernos, cuya cabeza es de nailon, proporcionan una estanqueidad más duradera.
Hay que sacar la manija para efectuar la reparación. En los modelos recientes, esta operación se habrá realizado ya para cambiar la zapatilla.
Antes de desmontar un grifo antiguo carente de junta tórica de estanqueidad y que pierde por alguno de sus elementos, se intentará evitar la pérdida. Si no se logra, se tendrá que desmontar la cabeza y utilizar una nueva estopada en los elementos roscados. Se aflojará la tuerca superior con una llave graduablc manteniendo la otra mano sobre la manija. Se eliminan los restos del material de estanqueidad antiguo y se reemplaza éste con una nueva estopada a base de filástica de cáñamo (sistema tradicional) o bien con cinta de teflón, enrollándola en el vastago roscado. Se vuelve a atornillar éste procurando que no sobresalgan restos de estopada.

En algunos modelos antiguos la manija encaja directamente en el vastago o bien mediante un tornillo que puede quedar disimulado a su vez por un tapón roscado. Primero se saca este tapón y luego se afloja el tornillo antes de quitar la manija.
En otros modelos al aflojar la cabeza queda a la vista la junta tórica con la que se consigue la estanqueidad. Si esta arandela está en mal estado, se sustituye por otra nueva. Se puede reemplazar por una estopada tradicional para una solución de emergencia.
Si la junta se halla en buen estado, la fuga puede estar localizada en la corona que hace las veces de prensaestopas. Se deberá sustituir esta pieza por otra nueva. Se vuelve a montar el grifo y se comprueba si todo funciona correctamente. Si la manija ofrece resistencia al accionarla, se afloja el prensaestopas. Pero si continúa produciéndose la pérdida se tendrá que apretar más la tuerca del prensaestopas.

Categoría: Plomeria  | Tags:  | Deja un comentario
Domingo, noviembre 11th, 2012 | Author:

En la mayoría de los canalones de plástico el empalme de los elementos se realiza por medio de una pieza especial que lleva incorporada una junta de caucho sintético. A veces la junta se hallará en el extremo de un elemento del canalón y quedará retenida mediante una brida de apretado. Las bridas se retornan, quedando los extremos de los elementos comprimidos con las juntas de neopreno, garantizando así la estanqueidad.
Para cambiar una junta se afloja la brida, se saca la vieja junta y se limpian las superficies que estaban en contacto. Se coloca la junta nueva y se ensamblan los elementos abatiendo los bordes de la pieza destinada a garantizar la unión.
En otros sistemas los elementos que constituyen el canalón están retenidos por unas piezas de ensamble muy estrechas y la unión se realiza mediante una cola que contiene un disolvente muy enérgico. Para efectuar la reparación hará falta una porción de elemento de unos 60 cm, cola idónea para este material y unas nuevas piezas de ensamble.
Se marcan las líneas de corte con una escuadra a unos 30 cm de cada lado de la pieza de ensamble defectuosa y luego se recorta según el trazado con una sierra para metales. Se recubre la línea de recorte con una tira autoadhesiva y se realiza el segundo corte.
Se saca la parte aserrada y se emplea como plantilla para medir la nueva pieza.
Se extiende cola en un lado de cada pieza de empalme y se colocan en su sitio. Se desliza la parte del canalón adyacente al origen (en este lugar no se aplica generalmente masilla o cola para permitir al canalón dilatarse y encogerse libremente) para poder acoplar más cómodamente el nuevo elemento.
Se aplica cola en la segunda cara de los elementos de ensamble y se unen.
Existen dispositivos en los que la pieza de empalme y el gancho de fijación forman una sola pieza. En este caso se emplean unas juntas que encajan en el elemento de ensamble e impiden que se introduzcan restos en la junta. Las fugas en esta clase de empalme provienen de las grietas que se hayan podido producir en uno de los elementos ensamblados. En este caso bastará cambiar la pieza defectuosa.

Categoría: Plomeria  | Tags:  | Deja un comentario
Viernes, noviembre 09th, 2012 | Author:

Los elementos de fundición suelen unirse mediante bulones de fijación, generalmente atornillados. Suele intercalarse una capa de masilla entre las rebabas de los extremos de las uniones para garantizar la estanqueidad.
En algunos casos será suficiente reparar la junta en mal estado y limpiar la superficie interior del canalón con un cepillo metálico; seguidamente se dan dos capas de pintura bituminosa o una pasta protectora. Otras veces será necesario realizar un trabajo más a fondo y sacar uno o varios elementos del canalón para limpiarlo.
En primer lugar se sacan los bulones que mantienen unidos dos elementos adyacentes. En la mayoría de los casos los bulones habrán formado herrumbre y no se podrán aflojar fácilmente, a menos que se les aplique algún producto que facilite el desbloqueo. Si a pesar de ello no se consigue, se asierran las cabezas. Si se trata de un canalón de plástico extrusionado, se aflojan los bulones manteniendo el canalón contra la faja.
Se separa el elemento o los elementos del canalón procurando no perder el equilibrio. Se limpian los restos de la masilla frotando con un cepillo metálico. Se repite la operación sobre el elemento extraído.
Se aplica una nueva capa de masilla en la rebaba del extremo suministrando un cordón de unos 6 mm. Se vuelve a colocar el elemento extraído revisando la posición de los ganchos de retención.
Se inserta por arriba un nuevo bulón galvanizado. Se atornilla la tuerca procurando que quede compri mida la masilla. Se eliminan los restos de masilla con una navaja o una espátula, limpiando la superficie con un trapo húmedo y se repite la operación en la otra junta. Por último, se pasan dos capas de pintura bituminosa sobre las juntas.

Miércoles, noviembre 07th, 2012 | Author:

Si un canalón se deforma o pandea, el agua se desborda o bien las juntas se rompen y pierden. Para comprobar si esto sucede se vierte agua en la parte más elevada del canalón. Estos problemas se producen debido a la rotura o deterioro de un gancho o abrazadera o al aflojado de un tornillo de fijación. La mayoría de canalones están sostenidos por ganchos fijados en la faja del alero del tejado o en el extremo de los cabrios.
Para arreglar un canalón pandeado se sacan las partes defectuosas y se comprueba la buena fijación de los ganchos. Si es necesario se cambian los tirafondos por otros de mayor tamaño y se sustituyen o arreglan los ganchos.
La sustitución de un gancho fijado en un cabrio obligará a sacar la teja o pizarra situada encima. Se puede evitar esta operación colocando junto al gancho defectuoso otro fijado en la faja del alero.
Algunos canalones moldurados se fijan directamente contra la faja. Si los tirafondos o tornillos de fijación están oxidados pueden salirse. En este caso se rellenan los agujeros producidos y se emplean tornillos galvanizados.
Hay que comprobar también la inclinación del canalón hacia el bajante. Puede ocurrir que en el momento de colocación se haya cometido algún error o se haya producido algún movimiento en la estructura del edificio. Si la inclinación es muy exagerada el agua se desbordará en la desembocadura en el bajante. Si la inclinación es muy débil el agua se acumulará en el canalón y se formarán depósitos. El desnivel ideal es de 25 mm por cada 3 m de longitud.

Categoría: Plomeria  | Tags:  | Deja un comentario
Sábado, abril 28th, 2012 | Author:

Quizas la parte más compleja sea retirar el antiguo plato de ducha, ya que hay que picar el cemento con un martillo percutor hasta romper el plato o liberarlo. Desconecta el sumidero y tener cuidado de no romper las conducciones. El mayor problema es conseguir que la zona quede impermeabilizada, para evitar goteras o escapes de agua hacia el piso inferior. Una vez enrasado d hueco con un cemento específico, impermeabiliza la zona poniendo un revestimiento de plomo (esta solución ya casi no se emplea) o una cubeta de fibra.

Conecta el desagüe y color el nuevo revestimiento con la caída adecuada. Hay un sistema que puede facilitarte bastante el trabajo. Se llama Platocspacio y consiste en una serie de materiales y productos. Incluye una base especial con caída incluida y bote sifónico instalado (sólo hay que conectarlo a la bajante con un codo de 50 mm). También lleva unas serie de perfiles impermeabilizantes para esquinas interiores y exteriores, la cinta impermeabilizante perimetral y el mortero para pegar el plato.

Viernes, abril 13th, 2012 | Author:

Los principales símbolos de un plano de fontanería son los siguientes (ver tabla arriba). Aunque pueden existir variaciones, estos símbolos son básicamente similares en todos los planos de instalaciones de fontanería de viviendas y otros locales.