Archivo para la Categoría » Revestimientos «

Miércoles, abril 23rd, 2014 | Author:

Los paneles de yeso constituyen una buena solución cuando se quiere obtener un buen acabado de las paredes. En la mayoría de los casos, la preparación de un armazón de madera no presenta dificultad. Pero en algunas ocasiones no es necesaria esta operación.
Paneles aislantes.
Algunos paneles de yeso están provistos de una capa de poliestireno, lo que permite doblar con ellos una pared “fría” o bien conseguir un buen aislamiento térmico o acústico. Para obtenerlo basta variar ligeramente las técnicas de fijación de los paneles de yeso corrientes. Cuando un panel se ha elegido precisamente con el fin de lograr un buen aislamiento y se opera sobre una pared bien acabada, no es necesario proceder a largas operaciones destinadas a preparar su soporte. Se puede emplear una cola especial aplicándola directamente sobre la pared, presentando y apretando luego fuertemente el panel contra ella, antes de proceder a la siguiente fijación.
Desde luego, este procedimiento sólo es apto para revestir una superficie que esté completamente lisa o escayolada y que además se halle perfectamente horizontal y seca.

Se empieza por sacar todos los zócalos existentes, procurando marcar sobre el suelo los puntos de anclaje, si los hay. También se tendrán que sacar todos los ganchos y fijaciones murales, teniendo en cuenta que, si se quieren volver a utilizar, se necesitarán accesorios más largos para superar el grosor del revestimiento. Se establece exactamente la posición de los mismos en un plano. Se tendrán que desmontar igualmente las cajas de empalme, los interruptores, los enchufes, etc., para volver a montarlos luego en su mismo sitio o aprovechar la ocasión para trasladarlos. Para evitar que se produzcan errores y que éstos se multipliquen, se procede, según se van aplicando los paneles, a marcar y recortar las aberturas para cada una de las cajas o elementos que se quieran conservar en la pared. También se tendrá que proceder a recortar el panel para dar salida a los cuerpos estables (un fregadero, depósitos, etc.). Siempre que sea fácil desmontarlos, será más cómodo el trabajo de colocación del panel, aunque se tenga que dar paso a los elementos de fijación existentes. Convendrá aprovechar esta ocasión para cambiar los tapajuntas de marcos, si están ya deteriorados. Por otra parte, quizá puedan reajustarse estos últimos añadiéndoles un listón de manera que forme galce, si están en buen estado, logrando asi recibir el nuevo grosor de la pared. Si buscas yeso o cualquier otro material y necesitas transporte puedes ver autos usados en OLX e visto ofertas sorprendentes aquí.
Una vez resuelto el problema de los cuerpos salientes, se elimina todo resto de la decoración anterior en la pared. Arrancar la pintura no sirve en realidad de nada, pero convendrá rascar la superficie con un papel de granulación basta o con un cepillo de cerdas metálicas, para lograr así un mejor agarre de la cola. Se pasa luego un trapo húmedo por toda la superficie y se elimina el polvo y la suciedad, que contrarrestarían el poder adhesivo de la cola.

Sábado, septiembre 07th, 2013 | Author:

De la misma manera que se hace con cualquier revestimiento mural, el panel aislante se coloca verticalmente. Hecho esto, se marcan sobre el mismo los puntos de referencia correspondientes a la pared. Será práctico empezar a marcar los paneles correspondientes a un lienzo que tenga una puerta y que la parte que se deba recortar corresponda a un ángulo entrante. Para determinar las dimensiones del nuevo enmarcado de la ventana, se calcula un grosor de panel y se le añaden 2 mm más (correspondientes al grosor de la cola).
Se van marcando en la pared los puntos de referencia correspondientes a la anchura de cada panel y a la mitad de la misma. Se procede luego a cortar los paneles de acuerdo con su altura. Se realiza el corte con la cara de yeso hacia arriba y empleando un serrucho de diente fino. Se procurará colocar el borde aserrado hacia el suelo para que los defectos del corte queden disimulados por el zócalo.

Se distribuye luego la cola correspondiente a la anchura de un panel. Partiendo de la primera referencia hecha, se aplica la cola a partir de 50 mm hacia el interior de la línea marcada. Se emplea una espátula dentada para extender la cola en forma de una banda de unos 200 mm que vaya de arriba a abajo en toda la altura del panel. Se procede de la misma manera a partir de la segunda línea de referencia, marcada también a 50 mm en la parte interior. La tercera aplicación se realiza sobre la línea intermedia, aproximadamente entre las dos exteriores. Se acaba dando unos puntos de cola arriba y abajo, entre las líneas de referencia.
Se aprieta firmemente el panel contra la pared y se comprueba si está a escuadra. En caso necesario, se coloca una cuña en la parte inferior para lograr de esta manera que el panel quede apretado contra el techo mientras se procede a la siguiente fijación. Estas operaciones tienen que hacerse inmediatamente, y con toda certeza se necesitará la ayuda de alguien para llevarlas a cabo.
Se practica una serie de agujeros por encima, por debajo y en medio de las líneas de referencia. Se emplearán tirafondos y tacos apropiados para el panel elegido; normalmente, los tacos y tirafondos suelen venir junto con los paneles adquiridos. Para garantizar una buena fijación, los tirafondos deberán penetrar, por lo menos, 25 mm en la pared.

Luego, sin romper la superficie del panel, se hacen penetrar las cabezas de los tirafondos por debajo de su superficié. Las pequeñas cavidades que se produzcan se rellenarán luego cuando se proceda al rejuntado general. Se encola la zona de la pared que tiene que recibir el nuevo panel. Se presenta éste contra el anterior y luego se desplaza ligeramente para dejar un intersticio de 2 a 3 mm. Tal como se ha hecho antes, se emplearán tirafondos y tacos para fijar el nuevo panel y se procederá igual mente para los demás, recortándolos y ajusfándolos a medida que sea necesario en cada caso.
Para acabar una estancia se tendrá que proceder al enmarcado de ventanas y puertas. Se adoptará la técnica de colocación que se describe en la figura C; cuando se deba realizar una unión a tope en un ángulo saliente, se sacará con cuidado la tapa de poliestireno. La colocación con cola puede ser satisfactoria si los paneles no son muy anchos, pero en caso de duda, se pueden emplear tirafondos y tacos.

Martes, septiembre 03rd, 2013 | Author:

Antes de planificar la ejecución de una nueva calle en el jardín o la refección de otra existente, es necesario meditar muy bien sobre las zonas que tendrá que atravesar.
Ninguna regla obliga a que la avenida o calle tenga que discurrir siempre igual, de un extremo a otro. Por tanto, se podrá recurrir simultáneamente a las diversas fórmulas presentadas para integrar mejor la calle a todo su entorno.

Martes, agosto 07th, 2012 | Author:

Tejido de seda.
Este revestimiento caro, pero muy atractivo, se elabora con hilo de seda teñido cuya fibra presenta una trama horizontal gruesa con un urdido muy fino. Cuando queda encolado sobre un soporte de papel teñido tiene el resplandor natural de la seda y el motivo tejido ofrece interesantes irregularidades. Debido a estas últimas, es difícil casar bien las tiras, por lo que habrá que equilibrar las texturas de las diferentes tiras alrededor de la pieza antes de proceder a su fijación definitiva. También es muy importante que no caiga agua ni cola sobre la cara buena del revestimiento, pues una pequeña cantidad bastaría para producir una mancha indeleble e incluso podría provocar el desprendimiento de su soporte.

El tejido de seda debe colocarse con almidón disuelto en agua caliente o bien con una cola resistente. Se coloca normalmente a juntas vivas. Si el rodillo estuviera sucio o tuviese restos de cola, se intercala un papel entre revestimiento y utensilio para evitar dejar rastros. Se emplearán unas tijeras para hacer los cortes y recortes y evitar que los orillos queden deshilachados.

Lunes, agosto 06th, 2012 | Author:

Tela de fibras naturales.
Está constituida por tallos de hierbas teñidas a mano, cañas y juncos tejidos conjuntamente o bien trozos de junco entrelazados junto con unas fibras de algodón y chapeados sobre un soporte de papel de color. La textura puede variar desde un aspecto casi sedoso hasta otro muy tosco. Por su misma naturaleza, las telas de fibras naturales tienen tendencia a presentar orillos muy desiguales, que se tendrán que cortar aproximadamente unos 10 mm antes de su colocación. Cuando se corte el segundo orillo, se tomará como referencia el primero para conservarlos ambos paralelos. Se empleará una cola espesa, extendiéndola de manera uniforme. En este caso tampoco se requiere que la cola empape durante mucho tiempo. Se coloca este material como se ha descrito anteriormente, pero cortando la parte superior e inferior y realizando los recortes necesarios para salvar los obstáculos que puedan presentarse con ayuda de unas tijeras y no de un cútter para evitar las deshilachaturas.

Domingo, agosto 05th, 2012 | Author:

Soporte de papel.
Esterevestimiento está constituido por placas delgadas de corcho natural encoladas sobre una tira larga de papel de un color determinado que sirve de fondo a los agujeros del corcho. Es un material resistente y fácilmente lavable que se presenta en una gran gama de tonos y de texturas. Antes de colocarlo se recortan las tiras previendo el margen necesario para superponerlas si se desea una junta viva y se suprimen los bordes a lo largo de cada tira con un cútter y una regla metálica con protección de cinc. Se extiende la cola sobre el dorso del papel que sirve de soporte. Los bordes suelen tener tendencia a curvarse después de la aplicación de la cola.

Para evitar este incoveniente, se deslizan entre el índice y el pulgar. Del mismo modo que la tela de yute, el corcho sobre soporte de papel requiere que éste quede impregnado durante un tiempo breve, casi insignificante, ya que su soporte no es poroso. Se coloca el corcho del mismo modo que la tela de yute, partiendo del centro de la pared y enrasando a medida que se progresa, tanto la parte de arriba como la de abajo. Quizás se tarde más en apretar los orillos con el rodillo de caucho, ya que este revestimiento es bastante grueso.

Sábado, agosto 04th, 2012 | Author:

Tela de yute.
Una vez fijada, la tela de yute puede teñirse o pintarse con toda una gran gama de coloridos. Se fabrica normalmente a una anchura de 530 mm, pero también se encuentra en anchuras mayores con las que, si bien resulta más difícil manipularla, permite reducir las juntas vistas. Se aplica la cola al dorso de la tela con un rodillo de mohair. No es necesario esperar a que la tela se empape de cola, ya que el soporte de papel no es prácticamente poroso. La tela de yute se coloca del mismo modo que un papel corriente. Para equilibrar las juntas, se parte del centro de la pared y se cuelga la primera tira con ayuda de una plomada. Se aplica la tira y luego se aprieta a partir del centro y en diagonal sirviéndose de un rodillo de caucho o de una espátula de plástico para realizar esta operación.

Para lograr una junta perfecta de las tiras, se hará que sus orillos queden encabalgados unos 25mm aproximadamente y luego, antes de que la cola haya secado, se corta por la mitad del regruesado. A continuación se desencola y se elimina el excedente de las dos tiras. Se utilizará para ello la regla metálica y un cútter para el recortado. Se emplearán también estos utensilios y la protección de cinc para recortar obstáculos y realizar los ajustes en el techo y cerca de zócalos. Es importante que la hoja esté perfectamente afilada para no dar lugar a deshilacliados.

Viernes, agosto 03rd, 2012 | Author:

Colocacion de revestimientos.
Dado que las texturas son muy diferentes en estos materiales, es importante colocar cada variedad correctamente. Se empapa un rodillo de mohair de pelo corto en el depósito y se extiende suficiente cola en la pared como para colocar una tira cada vez. Con ayuda del rodillo se da a
continuación una ligera capa de cola en el dorso del papel de soporte, extendiéndola por toda la superficie. Para poder tomar fácilmente la tira,
se repliegan sus extremos sobre sí, con la parte encolada hacia adentro, procurando que no se arrugue la tela. Antes de que la cola haya secado, se enrasa la tela cuidadosamente, tanto arriba como abajo, con una regla metálica y una hoja muy afilada.

Jueves, agosto 02nd, 2012 | Author:

Los tejidos de revestimiento con o sin papel de soporte se encuentran en una gran variedad de longitudes y anchuras. Por lo tanto, se tendrán que medir con precisión las cantidades que harán falta. La mejor manera de proceder consiste en medir primero la longitud de todas las paredes y luego dividir la suma obtenida por la anchura del revestimiento que se utilizará. De esta manera, se obtendrá la cantidad de tiras que se necesitarán. Se determina luego cuántas tiras se podrán obtener de cada rollo teniendo en cuenta un margen para recortes y emparejamiento de motivos, lo que permitirá evaluar la cantidad de rollos que se necesitarán.

Miércoles, agosto 01st, 2012 | Author:

Cola de contacto: se emplea solamente para lograr uniones en sitios en que podrían producirse desencolados o donde tienen que encabalgarse las tiras. Se aplica sobre cada una de las superficies que deben unirse. Cuando entran en contacto, el agarre es inmediato y resulta imposible corregirlo sin el peligro de dañar el tejido de manera irreparable.