Archivo para la Categoría » Soldador de estaño «

Martes, julio 27th, 2010 | Author:

Los fundentes protegen contra la oxidación las superficies calientes que hay que soldar y hacen que la soldadura penetre por todas las desigualdades superficiales por pequeñas que sean. Es conveniente, sobre todo los que tienen componentes corrosivos, eliminar los residuos con abundante agua, inmediatamente después de realizar la soldadura. Hay que evitar, para realizar una buena soldadura un aporte excesivo de estaño, que las piezas a soldar estén demasiado frías, para ello se pueden calentar las piezas a unir con el mismo soldador.

Lunes, julio 26th, 2010 | Author:

Para conseguir estas temperaturas utilizamos diferentes tipos para la soldadura. Los hay de resistencia de rápido calentamiento y otros que son instantáneos disponiendo de un termostato que mantiene la temperatura constante durante el tiempo que el equipo esté activo.

Es importante a la hora de seleccionar las puntas del soldador por su tamaño y forma, cada una tiene su correcta aplicación. Hay soldadores con punta recambiable y otros con punta fija. Normalmente estos últimos se suelen utilizar para trabajos de electrónica o pequeñas soldaduras.

Domingo, julio 25th, 2010 | Author:

La soldadura es una operación muy importante ya que de ella puede depender la seguridad de un conjunto. Para ello conviene seleccionar el material adecuado. La soldadura con estaño nos permite hacer la unión entre dos piezas metálicas. El estaño es un metal idóneo para realizar esta operación por tratarse de un material que funde a una temperatura inferior a otros metales.

Para realizar un buen trabajo con el  soldador el estaño que utilizamos normalmente no es puro, se trata de una aleación de estaño y plomo en distintos porcentajes. El estaño que normalmente se vende en el comercio viene presentado en hilo enrollado, pasta o barritas. La única composición de mayor porcentaje de plomo (33% de estaño) se présenta en barras de mayor tamaño y se suele usar en plomería para soldar tuberías de plomo: la temperatura de fusión está entre 200 y 300 grados centígrados.