Tag-Archivo para » proporciones para concreto «

Miércoles, marzo 06th, 2013 | Author:

El último paso consiste en retirar los pesos y dar la vuelta al tablero para rematar las juntas y limpiar su superficie. La parte anterior aparecerá como un papel bastante manchado en el que se vislumbran las líneas de las teselas que lleva debajo. Resisitir la tentación de retirar el papel. Coger un trapo y un recipiente con agua caliente y mojar poco a poco el papel, pasando por la superficie hasta que el agua caliente llegue al pegamentoysenotequeel papel se puede mover. El papel se debe desprender en dos o tres trozos grandes. Si no sucede así, seguir humedeciendo. Cuando se ha desprendido el papel, el mosaico todavía tiene que limpiarse un poco más para despegar la goma adherida a la superficie y los trocitos de papel de las junturas. Es posible también que haya pasado un poco de cemento a la parte anterior del dibujo.
Restregar con fuerza con una esponja y agua caliente. No emplear nunca un estropajo metálico, porque podrían meterse algunas partículas en el cemento y oxidarlo.

Remate de las juntas. Entre las teselas quedarán muchas grietas que deben rellenarse. Emplear la misma disolución de cemento y pegamento anterior, pero ahora introducirla entre los cuadrados para taponar todas las grietas que queden entre ellos. Se trata de un proceso muy desalentador, ya que se acababa de limpiar la superficie y hay que ensuciarla de nuevo. Para meter el cemento, emplear la punta de los dedos, un destornillador o alguna herramienta de punta similar. Cuando todas las junturas parezcan estar completamente rellenas, coger un puñado de cemento en polvo y espolvorearlo por la superficie. Hacer una almohadilla con un trapo viejo y frotar con vigor el mosaico. El cemento seco se meterá en las junturas o caerá por los bordes de la superficie. Cuanto más vigorosa y rápidamente se trabaje, mejor quedará. Retirar las partículas de cemento sueltas y esperar una noche a que el mosaico se consolide. Puede parecer gris y sucio, pero en ningún caso deben quedar pegotes de cemento adheridos a la superficie. Al día siguiente, lavar la superficie con un líquido detergente y agua caliente, secándola en cuanto quede limpia.
Cuando siga pareciendo gris (porque hay ciertos mosaicos que tienen mayor tendencia a coger el polvo del cemento), frotar la superficie con una tela de algodón empapada en vinagre (ácido acético). El ácido neutraliza la alcalinidad del cemento y el color gris desaparece.
Secar bien y encerar con una buena cera de silicona transparente o un barniz para muebles. Esto resalta el color y además hace las junturas más resistentes a los líquidos derramados y a la suciedad en general. Por último, aplicar sobre la cara posterior del tablero una mano de pintura al óleo, que evitará que la madera se combe y contrarrestará cualquier posible combadura producida durante el secado a causa de una colocación errónea de los pesos.