Lunes, junio 14th, 2010 | Author:

Aunque pueda parecer que tanto el muñeco como la posibilidad de movimiento es más tosco, el polichinela proporciona cierto encanto que no tiene las marionetas graciosas. En ésta se aprecia, fundamentalmente el detalle del acabado y la perfección de ios movimientos, mientras que aquel invita a un mayor ejercicio por parte del espectador que suele dejarse llevar por el encanto de unos muñecos menos perfeccionados, más caricaturescos.

You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.
Deja un comentario » Log in