Domingo, noviembre 14th, 2010 | Author:

La maza con mango de madera dura, libre de nudos y perfectamente calzado. Muchas veces, por desuso los mangos suelen resecarse y convendrá ponerlos en agua antes de comenzar a trabajar. Si continúa suelto y amenaza salirse debe tomarse el tiempo necesario y acuñarlo convenientemente, de lo contrario es riesgoso trabajar con la herramienta en ese estado.

Categoría: Albañileria, La Maza
You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.
Deja un comentario » Log in