Domingo, mayo 20th, 2012 | Author:

Al retirar el óxido o la pintura en zonas de difícil acceso de un objeto de metal, la mejor técnica consiste en aplicar una gruesa capa de decapante químico para metales con una brocha vieja y dejar que actúe el tiempo recomendado por el fabricante en la lata o bote del producto. Hay que procurar no excederse para que el decapante no dañe el propio metal y tan sólo actúe sobre la pintura que se quiera retirar. Una vez se haya ablandado la pintura, habrá que utilizar un cepillo de dientes para acceder a las partes más difíciles y eliminar el resto de decapante con un cepillo de un mayor tamaño.

You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.
Deja un comentario » Log in