Viernes, mayo 17th, 2013 | Author:

El porta-rollos se ha convertido en una pieza indispensable en el cuarto de baño. Con la idea que proponemos es posible conjugar lo decorativo con lo práctico ya que esta caja de formas agradables permite albergar en su interior varios rollos extra para tenerlos siempre a mano.
En el modelo que hemos desarrollado, se pueden colocar cuatro rollos de papel higiénico de forma cómoda para su uso, de tal modo que, a la finalización de uno de ellos, le suceda otro rápidamente y sin complicaciones. Cualquier situación inesperada puede solucionarse: siempre habrá un nuevo rollo disponible y a mano.
Además, el pequeño tamaño del porta-rollos permite que su instalación se pueda realizar en cualquier cuarto de baño, independientemente de las dimensiones del mismo.
El material en el que hemos realizado este portarollos permite que las posibilidades para su acabado sean diversas. El barniz, la laca o la pintura normal, con motivos decorativos, logran dar un toque original a esta pieza. Una oportunidad para quienes gusten desarrollar sus propias técnicas.

Paso a paso.
1.- Cortamos las piezas a medida. Los laterales se cortan superpuestos.
2.- Cortamos, a continuación, los círculos de la pieza frontal. Estos círculos permitirán la visualización de los rollos de papel higiénico dentro del depósito, sin necesidad de levantar la tapa.
3.- La sierra de calar será muy útil para cortar los perfiles laterales.
4.- Hacer los agujeros en los laterales para insertar el rodillo porta-rollos. Esta pieza se puede encontrar en cualquier casa de sanitarios o en las ferreterías.
5.- Mediante tornillos y cola blanca de carpintero, ensamblamos las piezas, tal y como se indica en el esquema adjunto.
6.- Si disponemos de una fresa, se matan todos los cantos exteriores. En caso contrario, es posible realizar esta operación con la ayuda de una escofina. En cualquier caso, la opción es redondear los cantos o dejarlos vivos. Siempre habrá que lijarlos un poco.
7.- Añadiremos una pieza de madera del tamaño del hueco superior. Pegarla con cola en la cara interna de la tapa para que encaje.
8.- Para el acabado final, y ya que hemos utilizado Fibrofácil como material básico, elegimos pintura. En primer lugar hay que enduir todas las deficiencias que hayan podido quedar y, posteriormente, procedemos a eliminar las irregularidades con una lija fina. Cuando las superficies estén suaves, estarán listas para aplicar la pintura y decorar según el gusto de cada cual.

Materiales.
Para este porta-rolios de papel higiénico se han utilizado diversas piezas de Fibrofácil de 15 milímetros de espesor. Las medidas de cada uno de ellos son las siguientes:
* 2 piezas de 55 cm. por 12 cm. para los laterales.
* 1 pieza de 28,5 cm. por 12 cm. para el frontal.
* 1 pieza de 41,5 cm. por 12 cm. para el fondo.
* 1 pieza de 12 cm. por 12 cm. como estante.
* 1 pieza de 15 cm. por 12 cm. para la tapa.
* 1 rodillo porta-rollos.

Categoría: Grandes Ideas
You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.
Deja un comentario » Log in