Tag-Archivo para » regletas matemáticas «

Miércoles, junio 12th, 2013 | Author:

Los conectores más frecuentemente utilizados, plenamente autorizados por las normas vigentes sobre baja tensión, son los denominados regletas. Sirven para lograr un empalme a partir de la red con otro que alimenta a una toma de corriente, un interruptor o cualquier otro accesorio eléctrico. El empalme tiene que hacerse de tal manera que se conecten neutro con neutro, fase con fase y tierra con tierra.
Las regletas o conectores fraccionables son unos elementos que consisten en un robusto material sintético aislante; éste recubre totalmente una especie de tubo metálico provisto de dos tornillos de apretado, uno en cada extremo del tubo, que sirven para retener sólidamente apretados los conductores que se insertan por dichos extremos. Cada elemento contenedor del tubo metálico de conexión se halla unido a los otros por unos diafragmas o enlaces del mismo material aislante, que se pueden cortar fácilmente y ser separados de los demás.
El corte para la separación se realiza sin problemas con una navaja o con unos alicates de corte, o bien mediante un ligero aserrado si se trata de regletas grandes, que son las destinadas a empalmes de mayor potencia. Así, pues, de una regleta constituida por una serie de elementos de conexión pueden obtenerse conectores individuales, dobles, triples o los que convenga si se precisa empalmar en paralelo varios conductores.
La técnica de empalmado es muy sencilla: naturalmente se desnudan o pelan los extremos de los conductores de su aislante, tanto si se trata de un hilo como de un cableado de pequeños hilos. En este último caso, el haz de hilos se retuerce para que mantengan un buen contacto entre sí. Es preferible en los conductores cableados, en vez de conformarse con el retorcido, proceder a un estañado con ayuda de un soldador instantáneo y un hilo de estaño. A continuación, los extremos de los conductores que se pretende empalmar se introducen en los extremos del conector metálico después de haber aflojado el tornillo. Una vez metidos los extremos desnudados, se procede a apretar los tornillos.